Desarticulada una banda de asaltantes de joyerías que tenía base en Alicante

La operación se ha saldado con ocho detenidos en Murcia y Tenerife y registros en la provincia, Valencia y Canarias - La red tenía informadores y colaboradores en la capital y Elche para perpetrar sus atracos

27.09.2015 | 02:07

La Policía Nacional ha desarticulado una red de atracadores de joyerías que contaba con una base en Alicante pra cometer sus asaltos. Esta organización especializada en atracar comercios y joyerías operaba en diferentes puntos de España y en la operación han sido detenidas ocho personas en Murcia y Tenerife y se han registrados viviendas de su entramado en Alicante, Valencia y Canarias, según indicaron ayer fuentes de la Policía Nacional en un comunicado.

Los arrestados utilizaban un soplete de gran potencia para fundir la puerta de acceso a los locales donde pretendían robar, así como con conocimientos específicos para el manejo de estas herramientas. En una joyería de Arona (Tenerife) se apoderaron de joyas y diamantes valorados en más de 280.000 euros. Los agentes lograron frustrar otro robo en Murcia cuando pillaron in fraganti a los cuatro asaltantes justo en el momento en el que se disponían a practicar un butrón. Otros cuatro fueron apresados en Tenerife. Esta trama contaba con informadores y colaboradores en numerosos puntos del territorio nacional, entre ellos Alicante capital y Elche, efectuándose al menos un registrado en una vivienda de la provincia donde se encontró material usado para asaltos. De todas formas, la operación sigue abierta y pueden haber más detenciones.

Las investigaciones las iniciaron agentes de la Comisaría Sur de Tenerife a principios de 2014, tras un intento de robo perpetrado en las oficinas de una discoteca de Arona. En esta ocasión los autores no consiguieron sustraer nada, debido a que el establecimiento contaba con fuertes medidas de seguridad, pero el modus operandi empleado puso en alerta a los investigadores, ya que habían cortado la puerta de acceso al local mediante un soplete. Los policías, que habían centrado sus esfuerzos en conseguir la identificación de los autores de este hecho, relacionaron este suceso con el robo de la joyería de Arona. Los responsables del asalto repitieron la misma forma de actuar, accediendo a la joyería tras cortar la puerta con un potente soplete, obteniendo un botín de 280.000 euros.

Alta especialización
Los agentes desde ese momento tenían claro que se trataba de profesionales con una alta especialización en el manejo de herramientas ya que contaban con medios, equipos y conocimientos avanzados.

Las pesquisas posibilitaron la identificación de los presuntos autores. Varios meses de complejas investigaciones les llevaron a descubrir su pertenencia a un entramado criminal experto en los robos en joyerías, que contaba con ramificaciones en diferentes localidades del territorio nacional como Alicante, Elche, Valencia, Murcia, Valladolid, Ibiza, Mallorca, Granada, Málaga o Tenerife, donde tenía informadores y colaboradores necesarios para perpetrar sus asaltos.

Así mismo se pudo identificar a los integrantes más activos, cuatro hombres, y las indagaciones apuntaban a que entre sus planes delictivos tenían en mente cometer un gran asalto en una conocida joyería de Murcia, por lo que los agentes contactaron con la Policía de Murcia. Fruto de la colaboración se pudo detener a estos cuatro individuos cuando intentaban realizar un butrón en la capital murciana. Apenas 24 horas más tarde, arrestaron a cuatro cooperadores necesarios e informadores integrados plenamente en la estructura jerárquica de esta organización en Canarias, un ciudadano canadiense, dos españoles y otro más de nacionalidad uruguaya, que residían en el Sur de Tenerife.

Provistos de las correspondientes autorizaciones judiciales se procedió a la entrada y registro en los domicilios de los imputados, en las localidades de Tenerife, Valencia y Alicante, donde se intervinieron numerosas herramientas industriales con las que cometían sus asaltos, dinero en efectivo, ordenadores de alta gama y teléfonos móviles. Además, uno de los arrestados escondía más de un kilo y medio de cocaína en un bolso localizado en su domicilio.

La dificultad de la investigación de esta organización no solo radicaba en su gran movilidad sino en que muchos de los integrantes usaban identificaciones falsas para registrarse en vuelos y hoteles.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine