24 de septiembre de 2015
24.09.2015

Condenados 4 acusados por defraudar 131.000 euros a un banco con una hipoteca

El timo fue organizado en 2005 por uno de los sospechosos que fue asesinado por una organización criminal

24.09.2015 | 17:49

La Audiencia de Alicante ha condenado a penas que van de los quince meses a los dos años y siete meses de cárcel a cuatro acusados que se confabularon para estafar a un banco 131.000 euros a través de la obtención de un préstamo hipotecario para una operación de compraventa de una finca que previamente habían simulado.

El timo fue organizado en la primavera de 2005 por uno de los sospechosos, Miguel Ángel M.E., y un compinche, Jesús H.U., que murió asesinado por miembros de una organización criminal dedicada al tráfico de drogas en 2008, aunque sus restos mortales, concretamente sus huesos, no salieron a la luz hasta mediados de 2011 en una paraje rural de la localidad alicantina de Tibi.

La Guardia Civil informó el pasado julio de la detención de dos individuos implicados en estos hechos, entre ellos el presunto autor material del crimen, así como de la imputación de otros cuatro, en el marco de una operación que los agentes bautizaron como 'Hernani'.

Jesús H.U. tenía múltiples antecedentes policiales y debía someterse a varios juicios por la supuesta comisión de numerosas estafas a entidades bancarias relacionadas con la compra de inmuebles, delitos para los que su banda captaba a toxicómanos, indigentes y personas con problemas mentales.

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Alicante celebró el pasado día 9 uno de estos juicios y ha impuesto ahora penas que suman seis años y ocho meses de prisión a cuatro implicados que simularon ante un notario la venta de una finca en la pedanía de Chinorlet, en Monóvar.

El tribunal considera probado que el fallecido, Jesús H.U., y Miguel Ángel M.E. falsificaron varios documentos, entre ellos DNI, y reclutaron a dos desconocidos para que se hiciesen pasar por compradores, así como a otra acusada para que fingiera ser la vendedora.

Los implicados formalizaron ante un notario la venta de la propiedad, una operación a la que era totalmente ajena su verdadera propietaria, después de que una sucursal del Banco Guipuzcoano (actualmente Banco Sabadell) concediera a los falsos compradores un crédito hipotecario por importe de 120.000 euros.

Los organizadores del engaño se apropiaron de dicha cantidad y de otros 11.000 euros consignados por la entidad en una cuenta corriente, e intentaron ejecutar en junio de 2005 un fraude similar en otra notaría de Elda, pero levantaron sospechas y sus cómplices fueron detenidos por la Policía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine