Muere un detenido en un traslado de Calp a Madrid

El fallecido murió por causas naturales en un furgón de la Guardia Civil que hizo una escala en la cárcel de Villena

17.09.2015 | 00:12

Un detenido de 60 años y origen británico murió ayer por causas naturales dentro de un furgón de la Guardia Civil que iba a trasladarlo desde Calp hasta Madrid para ponerlo a disposición de la Audiencia Nacional al estar reclamado para ser extraditado a su país por un delito de defraudación fiscal. La muerte le sobrevino cuando el furgón estaba a las seis de la madrugada de ayer en el exterior de las dependencias de la Guardia Civil en el centro penitenciario de Villena. El juez de guardia de Villena ordenó el levantamiento del cadáver del detenido, que ya había sido visto por un médico tras su detención en Calp. Según recuerdan agentes veteranos del Instituto Armado, esta sería la primera muerte en la provincia de un detenido o preso en el interior de un furgón durante una conducción.

El fallecido fue arrestado en virtud de una orden europea de detención y aunque su muerte se ha producido por causas naturales, entre los guardias civiles de la prisión de Villena que realizan las conducciones existe preocupación por el mal estado de los vehículos y el riesgo de que ocurra alguna desgracia, según informaron a este diario desde la Asociación Nueva Coproper (ANC).

ANC denunció a este diario que el aire acondicionado de los vehículos usados para trasladar a presos no suele funcionar. Algunos furgones, según esta asociación de guardias civiles, tienen más de 10 años de antigüedad y más de 400.000 kilómetros recorridos, mientras que otros producen exceso de humos que afectan tanto a los agentes como a los presos.

Asimismo, se lamentan de que las furgonetas viejas carecen de cinturones para los guardias que viajan detrás, lo que pone en riesgo su seguridad en caso de un frenazo brusco o accidente. También existen tres turismos, uno de ellos con más de 350.000 kilómetros, donde no funcionan los cinturones de seguridad para los presos.

Estas penurias en los vehículos de conducción de presos afectan también a los vehículos que emplea la Guardia Civil para realizar la vigilancia del perímetro exterior de la cárcel de Villena. Como ya publicó este diario, uno de dichos vehículos era arrancado mediante un puente porque carecían de llave.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine