17 de septiembre de 2015
17.09.2015

El asesino confeso de la peregrina le cortó las manos para dificultar su identificación

El detenido aseguró que la mujer se perdió y le pidió ayuda pero que se puso nerviosa, y entonces la golpeó

17.09.2015 | 01:33
Denise Pikka.

Asegura que se encontró los mil euros que cambió y niega la agresión sexual.

Miguel Ángel Muñoz Blas, detenido por la muerte de la peregrina americana Denise Pikka Thiem, cargó con su cuerpo ya sin vida durante dos horas por el monte después de golpearla hasta que la enterró, según relató su abogado Vicente Prieto. «Una vez que llegó a la conclusión de que estaba muerta la trasladó por un paraje inhóspito durante más de dos horas y la enterró. Esa es una zona con muchos agujeros debido a la presencia de jabalíes», precisó el letrado. Esta es la versión que le ha trasladado su cliente y es el relato que mantuvo el martes ante los agentes de la Policía Nacional que le acompañaron en la reconstrucción de los hechos que encargó la jueza de Astorga que instruye la causa. Según su versión, la mujer «pasó por allí perdida, le pidió ayuda para encontrar el camino y él le indicó dónde estaba el camino, pero le dijo que si la podía acompañar. En un momento determinado ella se puso nerviosa, a él le dio una ofuscación o no sabemos bien qué y le golpeó en la cabeza».

El golpe fue «con un palo» y al caer Denise Thiem al suelo se dio en la cabeza con una piedra. «Él estuvo después del golpe intentando determinar si respiraba o no. Cuando llegó a la conclusión de que estaba muerta es cuando sucedió el resto del episodio», relató el letrado.

Muñoz Blas enterró el cuerpo de la peregrina en su finca, aunque tiempo después lo desenterró y lo llevó a otra finca cercana que no es de su propiedad y donde finalmente fue encontrado por la Policía. El abogado dice que «en primer lugar» lo enterró «frente a su casa» y que lo tapó y le puso «marcas de referencia». Pasado un tiempo, según contó el abogado, «él llega un momento en el que se arrepiente completamente del asunto y como ve que no la encuentran, lo que hace es que una noche la desentierra y la traslada otra vez en brazos al punto donde fue encontrada. No la entierra, la deja en una zona que considera de paso para que la encuentren».

Este letrado confirma también que el detenido la desnudó: «la desnuda la primera vez, ya la entierra desnuda. No sé por qué. Además quemó la ropa y la mochila». Y aporta más información al decir que «el cadáver aparece completo a excepción de las manos», lo que habría podido hacer para dificultar su identificación.

El abogado agregó que el detenido le ha pedido que traslade su «más profundo arrepentimiento» a la familia de la víctima.

La madre, en shock
La madre de Denise pidió ayer en un texto leído por una amiga en la misa celebrada en la catedral de Santiago en su honor, que ojalá su hija la perdone por no «haberla protegido» como cuando era niña. La madre agradecía la celebración y dijo no tener consuelo y que está «en shock al ver que puede haber una persona tan mala» como para llevarse una vida por delante. Deseó que «Dios la acoja en sus brazos como el ángel que es». Por otro lado, el acusado, sobre los mil dólares que cambió en una sucursal bancaria semanas después de la desaparición de la mujer, el abogado niega que se los robase a su víctima, sino que «se los encontró en el camino». Y acerca de los 37.000 que tenía escondidos en su finca el abogado explicó que «proviene de la venta de un inmueble familiar y ésa era la parte que le correspondía». El abogado precisó también que su cliente «niega rotundamente la agresión sexual».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine