La Fiscalía cifra en180 millones los beneficios del entramado de Gao Ping

La Audiencia Nacional confirma la fianza de 400.000 euros que le impuso para salir de la cárcel en julio

04.09.2015 | 03:14
Gao Ping.

La Audiencia Nacional calcula que los beneficios del entramado empresarial del marchante Gao Ping, presunto líder de la red de blanqueo de capitales desarticulada con la «operación Emperador», podría alcanzar los 180 millones anuales, si bien no especifica si se trataría de euros o dólares. Así consta en un auto dictado ayer por la Sección Tercera de la Sala de lo Penal en el que confirma la fianza de 400.000 euros que el juez instructor del caso, Fernando Andreu, impuso al empresario y que le permitió salir de la cárcel de Estremera (Madrid) el pasado 9 de julio tras una colecta en la que se recogieron 93 cheques de miembros de la comunidad china en España.

Los fiscales Anticorrupción Juan José Rosa y José Grinda recurrieron el auto en el que se establecía esta caución y solicitaron que se le impusiera una de 800.000 euros, habida cuenta de «la solvencia de las mercantiles que conforman el entramado societario» de Gao Ping, que «alcanzaría la suma total de 135 millones» al año. A ello habría que sumar otros 45 millones procedentes de las tiendas minoristas controladas por su grupo y las expectativas de la apertura de una nueve sede de la empresa GMC en Quingtian, que le podría generar unos beneficios anuales de 100 millones de dólares. De igual modo, su grupo pretendía expandirse a otros países como Italia, donde tenía previsto lograr un volumen de facturación de 1,3 millones de euros.

«Férreo control»
Según los fiscales, el empresario dispone de «una gran cantidad de dinero que ha situado fuera de España, al margen de los medios legales y sin que haya sido declarado a la Hacienda española», al tiempo que ejercía «un férreo control sobre el dinero que llega a las cuentas de la República Popular China», para lo cual se servía de su padre, su hermana y su cuñado, Yong Jun.

Rosa y Grinda también argumentaron la «posición jerárquica» que Gao Ping tenía en su organización y las «numerosas» medidas de seguridad que tomó para intentar evitar la acción de la justicia, con el objetivo último de que no se descubriera «la verdadera contabilidad del entramado empresarial creado». Como tercer argumento apuntaron que la fianza que se impuso no guarda relación con «la gravedad de los hechos imputados» y que el imputado también podría tener la tentación de «destruir o actuar sobre otros medios de prueba y, fundamentalmente, sobre la eliminación del riesgo de fuga».

Los magistrados Alfonso Guevara (presidente), Carmen Lamela y Fermín Echarri rechazan, sin embargo, rechazan la pretensión de la Fiscalía argumentando que las fianzas han de tener «un cierto aspecto de posibilidad de pago», ya que, de otro modo, se convierten en una medida «ilusoria». Eso no significa, apuntan, que sea necesario establecer cantidades «irrisorias» que no aseguren la presencia del acusado en un eventual juicio. También destacan que Gao Ping, que permaneció durante cinco meses en libertad provisional hasta que volvió a ser encarcelado en abril de 2013, «cumplió rigurosamente todas y cada una de las obligaciones» que se le impusieron, a lo que suman que dispone de «arraigo personal y social» en nuestro país.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine