18 de agosto de 2015
18.08.2015

Las prisiones de la Comunidad Valenciana tienen un 63% más de internos de su capacidad legal

La tasa de masificación en las cárceles de Fontcalent y Villena supera el 150%, según el sindicato Acaip

18.08.2015 | 00:33

Las prisiones de la Comunidad Valenciana se encuentran sobreocupadas con un 63 por ciento más de internos de los que permite la ley, un porcentaje que llega al 73 por ciento en el establecimiento penitenciario de Picassent, según revela un informe de la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (Acaip).

De hecho, de acuerdo con estos datos, en las prisiones valencianas se ha producido un aumento de un 1,7% del número total de reclusos en relación con 2014, al pasar de 6.998 a 7.719, mientras que la tasa de masificación ha crecido hasta el 163 por ciento. Por centros, esta tasa es del 173% en Picassent; 170 en Fontcalent; 155,33 en Villena; 153% en Castellón; 124% en almocafres y 87% en el Psiquiátrico de Alicante.

Entre los reclusos, un 91,39% son hombres y un 8,61%, mujeres. Por otro lado, un 83,5% de los reclusos están condenados a penas de prisión, un 5% más que el año anterior, mientras que un 12,7% están en situación preventiva, un 4% menos que en 2014. El 3,8% restante se encuentra en «otras situaciones».

El sindicato apunta que el número de presos jóvenes se ha incrementado «de forma importante», lo que «contrasta con el envejecimiento de las plantillas de funcionarios de prisiones».

Desde Acaip señalan que se está generando una «tendencia preocupante», ya que «cada vez habrá funcionarios más mayores que tendrán que controlar a internos más jóvenes».

Presos sin clasificar

El informe pone el acento en la situación del establecimiento penitenciario de Picassent, el más grande de España y que, según los datos de Acaip, es «uno de los más sobreocupados del estado», y señala dos situaciones concretas: un elevado número de internos sin clasificar en grados, «lo que impide su traslado a otros centros», y que la cárcel acoge al 28% de las internas en primer grado –«las más peligrosas»– de todo el Estado, en unas instalaciones que «no son las más adecuadas».

Otros datos que revela el informe son que el 45,88% (2.485) de los hombres presos han sido condenados en varias ocasiones, por el 38,45% (203) de las mujeres; y que la mayoría de reclusos se encuentran entre los 30 y los 60 años (4.285) aunque también resaltan los 566 de menos de 25 años, 27% más que en 2014.

El 2,29 % de los condenados (134 internos) lo está en primer grado de tratamiento, el que se aplica a los reclusos más peligrosos, conflictivos e inadaptados, mientras que los del tercer grado son 818 y representan el 13,96 % y en teoría solo acuden al centro por la noche a dormir.

Sin embargo, Acaip asegura que debido a la crisis y a la imposibilidad de encontrar empleo en el exterior, cada vez son más los reclusos que permanecen en el centro durante el día, a pesar de que las instalaciones no están preparadas para ello.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine