13 de agosto de 2015
13.08.2015

Detenida por degollar a su bebé en la capilla de un cementerio de Toledo

La mujer salió corriendo tras el crimen a refugiarse en la iglesia del pueblo gritando al párroco que tenía el demonio dentro - La Guardia Civil sospecha que la presunta homicida tiene problemas psiquiátricos

13.08.2015 | 03:25
Detenida por degollar a su bebé en la capilla de un cementerio de Toledo

Una mujer de 37 años fue detenida ayer en La Villa de Don Fadrique (Toledo) acusada de matar a su bebé, al que degolló en el altar de la capilla del cementerio, para después refugiarse en la iglesia del pueblo, a la que ha entró gritando que «tenía el demonio dentro». Los hechos ocurrieron sobre las 8:00 horas de la mñana de ayer, cuando la detenida, Zaida, de nacionalidad española, acudió a casa de su madre a recoger a sus dos hijos, que se encontraban durmiendo, aunque sólo se pudo llevar al bebé, ya que la abuela le impidió que se llevase a la hija mayor.

A continuación, condujo su furgoneta hasta el cementerio municipal, que se encuentra a un kilómetro de la localidad, y degolló al bebé de tres meses, al parecer con un cuchillo de cocina, según indicó la Policía Local de la localidad.

El concejal de Urbanismo de La Villa de Don Fadrique, Carlos Mendoza, relató que, una vez cometidos los hechos, la mujer «se estaba dando golpes por todos los sitios, se autolesionaba y cuando fue la Guardia Civil hubo una persecución».

La madre, que dejó al bebé en el altar, huyó hasta llegar a la iglesia de la localidad, donde «estaba el párroco de rezo, y se metió diciendo que tenía el demonio dentro», ha relatado el concejal.

Fuentes de la investigación informaron de que la detenida tiene antecedentes psiquiátricos. Está casada con un hombre de origen colombiano, el padre de sus dos hijos, que trabaja como vendedor ambulante y que tiene otros dos hijos de un matrimonio anterior.

Uno de ellos, Stevenson, contó a que la mujer sufría depresión postparto y «hablaba cosas incoherentes» antes del crimen. Explicó que no se había recuperado de la depresión postparto y que hacía cosas raras como encender velas negras.

El concejal de Urbanismo apuntó ayer que «en los últimos tiempos asistía mucho a misa», algo que negó el párroco de la iglesia Nuestra Señora de la Asunción, lugar al que la presunta filicida huyó, Rafael del Álamo. «Ni estaba en ninguna de sus actividades ni era habitual de la parroquia», agregó.

El alcalde de la localidad, Jaime Santos, dijo que conocía «bastante» a Zaida y añadió que le costaba mucho imaginar por qué lo había hecho. «Es una chica normal y es cierto que pudo sufrir depresión postparto», afirmó el regidor.

Del mismo modo, Juani, vecina del municipio, dijo que no había nada que le hiciese sospechar «que pudiera hacer una cosa así», mientras que otra vecina, Constanza, añadió que Zaida es una persona «normal, como otra cualquiera» y que posiblemente «podía tener un problema económico, pero no es motivo para hacer una cosa así».

Luto institucional
La detenida fue trasladada en ambulancia hasta el Hospital La Mancha Centro de Alcázar de San Juan (Ciudad Real), el más próximo a la localidad, y será puesta a disposición judicial.

Asimismo, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Quintanar de la Orden (Toledo) abrió ayer diligencias por este caso y decretó secreto de sumario, según informaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha.

Por su parte, el Ayuntamiento de Villa de Don Fadrique ha decretado un día de luto oficial y sus banderas ondean a media asta. Para hoy se ha organizado un minuto de silencio a las puertas del consistorio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine