Muere una joven en Gandía al caer desde una planta 14 cuando intentaba entrar por el balcón

La víctima se había olvidado las llaves del piso

01.07.2015 | 02:49
Muere una joven en Gandía al caer desde una planta 14 cuando intentaba entrar por el balcón

Una joven de 18 años murió ayer a primera hora de la mañana tras caer al vacío desde un decimocuarto piso en la playa de Gandía. La víctima, una turista procedente de Valladolid, intentaba acceder saltando por el balcón contiguo al apartamento que alquilaba durante sus vacaciones con sus amigas, según explicaron en el lugar de los hechos fuentes de la Policía Nacional.

El accidente se produjo alrededor de las 7.30 horas en un edificio de apartamentos ubicado junto a la playa de Gandía. La joven de 18 años habría intentado acceder al inmueble saltando a través del balcón contiguo a su piso porque, según comentaron testigos de los hechos, al parecer se había olvidado las llaves de la vivienda que tenía arrendada durante el descanso estival junto a un grupo de amigas.

Con todo, cabe destacar que, según explicaron testimonios de los hechos, la víctima estaba acompañada de otra amiga cuando cayó al vacío en su intento por acceder a la vivienda cuando, finalmente, cayó desde una altura de 14 pisos y falleció, según informaron las mismas fuentes.

Varios miembros de la Policía Nacional iniciaron ayer una investigación para determinar las circunstancias de los hechos y, de esta forma, conocer las causas en las que se produjo el trágico accidente .

Algunos vecinos presentes durante el suceso comentaron tras los hechos que la joven «se había quedado sin llaves y había intentado acceder al apartamento por el balcón contiguo, pero resbaló en su intento y cayó desde la decimocuarta planta del edificio».

«No parecía ebria»
Por su parte, la portera del edificio, de nombre Ana María, señaló ayer que la víctima «estaba alojada en un ático», en concreto, el piso 14 del edificio. Asimismo, explicó que cerca de las 7.00 horas la vio «hablando con un chico» del que se despidió para entrar en su casa. La portera afirmó que la muchacha, de 18 años, no parecía ebria. «Me dio los buenos días y se metió en el ascensor», relató.

Unos minutos después Ana María escuchó «un golpe muy fuerte», que en un primer momento pensó que podría deberse a la caída de un mueble. Al asomarse al lugar del que procedía el ruido, la portera avistó a la chica tendida en la barandilla perimetral del edificio, por lo que procedió a telefonear a la Policía Nacional.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine