La sociedad de la crisis

El refugio de la tradición

Expertos en varias disciplinas coinciden en que el carácter de la sociedad ha cambiado con la crisis

 13:37  
En Alicante empiezan a recogerse datos que apuntan hacia una sociedad que prioriza lo cercano y regresa a los valores familiares y más tradicionales
En Alicante empiezan a recogerse datos que apuntan hacia una sociedad que prioriza lo cercano y regresa a los valores familiares y más tradicionales PILAR CORTÉS

La incertidumbre se combate en casa. Las dudas, la frustración y la ansiedad han dado fruto tras cuatro años de recesión, y expertos en varias disciplinas coinciden en que el carácter de la sociedad ha cambiado. La desconfianza y la certeza de que todo puede empeorar nos vuelve conservadores, familiares y más partidarios de los valores próximos.

ANDRÉS VALDÉS Hace unos meses, Russian Red, la cantante más «moderna» del país, decía alto y claro que se consideraba más conservadora que progresista. Fue noticia. Pero el escenario que dibujan los expertos cuando se cumplen casi cuatro años del estallido de la crisis convierte el conservadurismo en la más actual de todas las tendencias.

La tensión internacional de los mercados, la falta de respuestas políticas y la sensación generalizada de que la única certeza es la incertidumbre conduce a los especialistas en psicología, psiquiatría, sociología y antropología a dibujar una sociedad muy parecida a la de épocas que creíamos olvidadas. «Ya ocurrió algo parecido con el crack de 1929». Es una frase repetida por Julio Seoane, catedrático de Psicología Social de la Universidad de Valencia, y por José María Tortosa, catedrático de Sociología de la Universidad de Alicante y director del Instituto Universitario de Desarrollo Social y Paz. Mientras los índices de depresiones, trastornos nerviosos, adicciones a alcohol y drogas dejan de llamar la atención en un clima de desesperanza generalizado, la sociedad de la crisis empieza a apuntalar su refugio con las herramientas clásicas: refugio en la familia, desconfianza, vuelta al apoyo del grupo, ahorro y prudencia extrema. «En épocas de inseguridad, se enciende la tradición», resume Seoane.

Este «clima de posguerra» sin devastación es inherente a toda crisis. «Cuando hay alegría económica, la sociedad es siempre más liberal y progresista. Quien no está a gusto en su trabajo puede permitirse cambiar, somos más abiertos y tolerantes y nos permitimos experimentar más en el ocio... Pero la inseguridad y el miedo produce un regreso al pensamiento conservador», sostiene el experto de la UV.

Por ello, ambos catedráticos describen «sin dramatizaciones» que se está avanzando hacia una mentalidad que prioriza lo próximo e ignora lo más alejado, aunque, como matiza el profesor de Antropología Política de la UMH Antonio Miguel Nogués, traducir esta idea en que «se está yendo hacia la derecha política» sería errar el tiro. «Lo que se está produciendo es una vuelta generalizada a lo tradicional, pero entendido como un refugio en lo cercano, en lo próximo, en lo que nos es conocido y fiable. Lo que ha ocurrido no es consecuencia de si la bolsa baja más o menos; es una crisis de confianza generalizada», argumenta Nogués. Cuando no confiamos en los vecinos, cerramos con llave.

Gris crisis
Pedro Iborra, psiquiatra del hospital de San Juan, considera que esta mentalidad que nos hace dedicar toda la atención a conservar lo que tenemos en vez de a conseguir más es contagiosa. «La gente ha asumido que ahora hay que realizar el doble de esfuerzo para conseguir la mitad que antes», apunta. Cuando ya son costumbre «las estampidas hacia las consultas de psiquiatría» y los ingresos por urgencias de personas, en principio enajenadas, «que cuando escarbas ves que su problema es que debe cuatro meses de hipoteca», se gesta la mentalidad de crisis . «Ya está creada. ¿De qué se habla en los bares? El clima es de agotamiento, desesperanza y de no poder más. La sociedad está más desmotivada y ha perdido iniciativa», recuerda Iborra.

La necesidad de una nueva estrategia surge cuando se comprueba el fracaso de la anterior y las consecuencias que ha tenido haber confiado en el sistema fallido. El aumento de las depresiones, trastornos del sueño y crisis de ansiedad tienen gran parte de la culpa de que en los últimos cinco años haya aumentado el consumo de ansiolíticos y antidepresivos en un 36%, según datos del Colegio de Farmacéuticos de Alicante. Los consumidores son, en muchas ocasiones y en opinión de Iborra, «cabezas de familia jóvenes en paro o con deudas, con niños e hipotecas, que no pueden asumir el cambio de situación y terminan desarrollando una sintomatología depresiva».

La desgracia de unos contagia el miedo a los demás a repetir sus errores. «Una crisis que no provocamos nosotros revela que el capital se difumina, que se viste y se enmascara. Los mercados, las agencias de calificación, los bancos extranjeros... todo eso despersonaliza y tendemos a huir de ese modelo y buscar un referente más cercano», apunta el experto de la UMH. El resto de la especie busca nuevos mecanismos que le permitan sobrevivir. «La retirada de fondos de la CAM de estos últimos días puede ser un ejemplo de esa desconfianza en el sistema bancario», explica el antropólogo. Y entonces surge el caparazón para aliviar el miedo.

Primeras señales
En Alicante y en la Comunidad, los datos aún son señales débiles, pero refuerzan algunos rasgos comunes entre la mentalidad de crisis actual y la del crack de 1929. Tortosa recuerda que en estas situaciones se da el caldo de cultivo perfecto para que crezca el apoyo al nacionalismo político. Seoane estima además que es buen momento para que la trascendencia se confunda con dogmatismo a nivel religioso.

Entre los datos que refuerzan que el foco se ha cambiado hacia lo inmediato, se encuentra el incremento de voluntarios, donaciones y socios que experimentan desde hace cuatro años entidades de solidaridad que trabajan a nivel local, como Cáritas y Cruz Roja. La obra social de la Iglesia presume de haber ganado «un 20% más en personal desde que llegó la crisis» y de tener un total de 1.200 voluntarios en toda la provincia, en palabras de su presidente provincial, Jaime Valcaneras. Además, el párroco de la Concatedral de San Nicolás, Ramón Egío, afirma que la recaudación para sus proyectos ha crecido un 40%. Cruz Roja Alicante también ha aumentado un 30% su número de socios desde 2006 y en un 41% sus voluntarios, sumando más de 6.800 en toda la provincia. Cabría pensar que se trata de una tendencia general en todas las ONG. Contrasta sin embargo que Intermón Oxfam Alicante, más orientada en proyectos internacionales, «mantiene los mismos niveles que antes», según su coordinadora en Alicante Ángeles Romero.

No es casualidad en este contexto el histórico ascenso del nacionalismo en las últimas elecciones. Mireia Mollá, diputada por Alicante de Compromís en Las Cortes, reconoce que «el auge que hemos experimentado» tiene mucho que ver con que «en tiempos de crisis se busca más a partidos próximos en lengua y territorio». «Hemos huido de las estructuras de los grandes partidos; nosotros somos de los pueblos y las ciudades y nuestra prioridad es hablar con la gente de a pie. La gente ha comprendido esto y el apoyo ha sido enorme, especialmente de la gente joven», explica la joven política.

Que el mayor éxito de los nacionalistas moderados de la Comunidad se haya producido precisamente este año no es casual. De hecho, Tortosa identifica «el triunfo de Bildu y Ciu y el PP» con un resurgimiento de ideologías que barren para casa, «incluido el creciente españolismo». Y como ocurre, en palabras del catedrático alicantino, en estos contextos «la frustración y la inseguridad necesitan un chivo expiatorio»: el castigo al presidente del Gobierno ha respondido a esta necesidad clásica de la sociedad enfurecida.

Como comenta Nogués, el regreso de lo tradicional salpica a todas las líneas de pensamiento, y hasta las menos sospechosas de ser de derechas se contagian de la desconfianza y de la búsqueda del calor grupal: «El 15-M es también un regreso a lo más próximo que existe en gestión política, el sistema asambleario. La gente desconfía de la representación de un tercero y prefiere decidir por sí misma», apunta el antropólogo de la UMH. «En este tipo de situaciones, la gente se refugia en casa, tiende a reagruparse en grupos donde se sienten seguros», añade Seoane.

La fe representa también uno de los asideros que siempre gana o recupera adeptos en tiempos de crisis. Para el párroco de la concatedral, «no es masivo pero ya es perceptible el número de personas que han regresado a la Iglesia buscando no una solución mágica a sus problemas, sino un apoyo y una esperanza más para seguir luchando», opina Egío. El sacerdote destaca que muchos de los que regresan a la fe en estas circunstancias «lo hacen por su situación personal o la de alguien muy allegado que lo está pasando mal». Ante la poca solidez de los referentes externos, volvemos a casa.

CANAL LOTERÍAS Y APUESTAS

Sorteos de la
lotería y la quiniela

Loterías y apuestas

Consulta los resultados de los principales sorteos de la lotería y la quiniela.
Fuente:
 

Salud


Una mujer se somete a una mamografía.
Una mujer se somete a una mamografía.

Sanidad reitera su apoyo a las mamografías

El ministerio de Mato "no se plantea" sacar este procedimiento de diagnóstico de la Sanidad Pública

Los niños con asma son más sensibles con los cambios de temperatura.

Los niños con asma son más sensibles en otoño

Las visitas a urgencias por crisis de asma aumentan en las semanas posteriores al inicio del colegio

Testimonios sobre el cáncer de mama.

Sobreviviendo al cáncer de mama

Seis mujeres que vencieron la temida enfermedad nos cuentan su experiencia

Una mujer se somete a una ecografía.

Detectar el síndrome de Down sin riesgo para madre y feto

Se trata de prueba basada en el análisis del ADN fetal en sangre, que detecta las anomalías...

Las mujeres son más propensas

Los riesgos de automedicarse

La mayoría de personas que padece dolor de cabeza no acude al médico, algo que puede derivar en...

El 30% de los trabajadores sufren estrés.

El 30% de los trabajadores europeos padece estrés

La epidemia del siglo XXI" cuesta 20.000 millones anuales, según los datos de la Agencia Europea...

El estrés laboral genera malos hábitos de alimentación.

El estrés aumenta el consumo de comida rápida

Los trabajadores que padecen estrés consumen mayor cantidad de comida rápida y menos porciones de...

  CONÓZCANOS:  CONTACTO |  INFORMACION |  LOCALIZACIÓN |  CLUB INFORMACION |  PROMOCIONES     PUBLICIDAD:  TARIFAS |  CONTRATAR PRENSA | CONTRATAR WEB  
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de INFORMACION.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo
Diari de Girona | Diario de Ibiza | Diario de Mallorca | Empordà | Faro de Vigo | La Opinión A Coruña | La Opinión de Granada | La Opinión de Málaga | La Opinión de Murcia | La Opinión de Tenerife | La Opinión de Zamora | La Provincia | La Nueva España | Levante-EMV | Mallorca Zeitung | Regió 7 | Superdeporte | The Adelaide Review | 97.7 La Radio | Blog Mis-Recetas | Euroresidentes | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya