Información.es »

Queridos mamá y papá

 05:05  

Me dirijo a vosotros como progenitores de los niños, niñas y jóvenes que todos los días asisten a clase en colegios e institutos de la Comunidad Valenciana.
Tal vez no seáis del todo conscientes, pero según la lógica y el propio informe PISA, en vosotros recae la mayor responsabilidad educativa. Dicho informe asigna un 50% de responsabilidad en el rendimiento educativo a la familia del alumno y otro 18% a la composición socioeconómica del conjunto de familias del centro educativo.
El peso que PISA atribuye directamente a las características didácticas y organizativas de los centros educativos es del 6%. Aun así, muchas familias siguen pensando que la culpa de todo es del profesorado, que trabajan poco, que cobran mucho, que tienen muchas vacaciones y otros tópicos erróneos sobre uno de los trabajos más comprometidos con nuestra sociedad y menos reconocidos por la misma. No en todos los países el profesorado sufre esa falta de consideración, ni aquí existía, hace sólo 25 años, como pueden atestiguar los abuelos de vuestros retoños, que ejercían entonces de padres vuestros.
Queridas familias, hay movilizaciones del profesorado en este final de curso. Algo grave debe pasar cuando el profesorado protesta por la deriva del sistema educativo valenciano. Que no lo hace por su sueldo, ni tampoco por sus cada vez peores condiciones laborales, lo hacen por los niños, las niñas y los jóvenes que, junto a ellos, viven y sufren en primerísima línea las consecuencias del desgobierno educativo autonómico. Bien harían las mamás y los papás en abrir los ojos, en hablar con maestros, maestras, tutores, tutoras, profesores, profesoras y equipos directivos en los que seguro confiaron, o tal vez aún confían, para saber quien es quien en la incompetencia que está asolando nuestra enseñanza pública.

Recuerden que es el profesorado el que todos los días se empeña en transformar bebés de tres años en niños y niñas que reconocen letras y números y empiezan a leer; todos los días se preocupa en colegios e institutos de enseñar algo nuevo que motive el aprendizaje del día siguiente; todos los días se preocupa por la transformación humana que nos lleva a ser adultos, con parada más o menos larga de la adolescencia; y todos los días viven en el aula con grupos de treinta jóvenes, los mismos "conflictos" que las familias no son capaces de prevenir en su propia casa, con sus propios hijos e hijas... Ese es el profesorado al que energúmentos, FAPAS, asociaciones y, de tanto en tanto, la misma Conselleria de Educación, falta al respeto.
Por tanto, no deberíais permitir insultos gratuitos y agravios injustificables hacia el profesorado, la única pieza del engranaje educativo que, responsablemente, no ha dejado de tirar del carro de la educación manteniéndose ajeno a los vaivenes políticos y a la confrontación de la política educativa autonómica con la estatal; superando las carencias de sus centros y aulas; improvisando ante la falta de normativa autonómica; preocupándose por su autoformación permanente a pesar de su empresa, y manteniéndose por encima de la desconsideración con que una parte de la sociedad sigue tratando su profesión.
Recuerden que las comunidades autónomas están obligadas constitucional y estatutariamente a desarrollar y aplicar las leyes básicas, de educación en este caso, que el Parlamento aprueba; la Comunidad Valenciana tiene competencias plenas educativas desde 1984; la Educación ha sido objeto de confrontación política ignorando la reiteración un Pacto de Estado que, sobre la misma, vienen reclamando los agentes sociales.
No duden que el gobierno valenciano "trabaja" legítimamente desde 1996 para hacer realidad las declaraciones del primer conseller del Partido Popular valenciano (señor Villalonga): "La educación pública debe ser subsidiaria de la educación privada" como demuestran los hechos y los datos: infraestructuras educativas insuficientes y obsoletas, barracones endémicos en nuestra Comunidad, desfasados gastos de funcionamiento de los centros, plantillas insuficientes y precarias, sustituciones de profesorado que siempre llegan tarde y a veces nunca, "desequilibrada" admisión de alumnos, etcétera.

Sin embargo, en la Comunidad Autónoma con mayores índices de precariedad laboral; con menores índices de informatización de centros y aulas, e implantación de nuevas tecnologías; con menor desarrollo de planes de formación y centros bilingües en idiomas europeos; con más retraso en el desarrollo de la Ley de Formación Profesional de 2006; con menos plazas públicas de educación infantil de 0-3 años; en definitiva, en la Comunidad situada a la cola en gasto público por alumno, concluiremos que algo está pasando, que no se puede insultar al profesorado ni a sus representantes con ocurrencias como el Plan Exit y Educación para la Ciudadanía en inglés por muy "aparentes" que resulten, y que, cuando se señalan los déficits, la responsabilidad no puede recaer sistemáticamente en el Gobierno central, en los centros y, muchísimo menos, en el profesorado, como algunos pretenden hacernos creer.

es profesor de FP, sindicalista de CC OO y padre de un niño y de una adolescente.

hey there

Enlaces recomendados: Premios Cine