29 de julio de 2017
29.07.2017

Un catedrático con vocación política

30.07.2017 | 00:37
Última aparición pública de Beviá en la Sede de la UA junto a José María Perea y el abogado y exdiputado Joaquín Galant.

En paz, y rodeado de su familia (esposa, hijas, yernos y nietos), falleció ayer en su domicilio en Alicante, a primeras horas del día, José Vicente Beviá Pastor, a los 83 años de edad. El presidente honorífico del Archivo de la Democracia de la Universidad de Alicante (UA), y profesor de su Universidad Permanente, fue diagnosticado de cáncer hace apenas dos meses. La ceremonia de despedida tendrá lugar hoy, a las 12:45 horas, en el Tanatorio La Siempreviva (Vial de los Cipreses de Alicante), donde fue trasladado el cadáver ayer por la tarde.

Sus últimas apariciones públicas fueron en la Sede de la UA los días 7, 8 y 9 de junio con motivo de la conmemoración del cuarenta aniversario de las primeras elecciones generales democráticas. El 8 de junio intervino, como senador electo el 15 de junio de 1977, en un coloquio con el exdiputado por UCD Joaquín Galant Ruiz, recordando aquellos momentos. Y el día 9 acompañó al Rector Manuel Palomar en la inauguración de la exposición conmemorativa que por ha estado instalada, por el Archivo de la Democracia, en la Sala Juana Francés de la Sede hasta el pasado día 25.

Pepe Beviá (Pep), como era conocido entre sus muchos amigos y conocidos, nació en San Vicente del Raspeig en 1933, donde realizó sus estudios elementales. Cursó el bachillerato en el Instituto de Alicante. Licenciado el Filología Clásica por la Universidad de Madrid obtuvo en 1961 la cátedra de Griego en el Instituto de Vigo (Pontevedra). Desde 1963 hasta 1977 fue catedrático de Griego en el Instituto Femenino de Alicante (actual IES Miguel Hernández), centro del que sería director, además de ser, desde noviembre de 1968 hasta 1975, profesor de la misma disciplina en el CEU (Centro de Estudios Universitarios de Alicante). Hace unos meses, todavía recuperándose de una fractura que sufrió a finales del verano de 2016, grabó en el Taller de Imagen de la Universidad una evocación de los inicios de aquel embrión de estudios universitarios en Alicante para un documental que el Archivo de la Democracia prepara para conmemorar en 2018 los 50 años del inicio del CEU.

Después de las elecciones generales del año 2000 volvió a ejercer la docencia como catedrático de Secundaria en el Instituto Miguel Hernández, y como profesor asociado de Griego clásico en la Universidad de Alicante, hasta su jubilación por edad.

La vocación docente fue siempre la mayor pasión y dedicación del profesor Beviá. Lo ha sido toda su vida: desde que siendo alumno de la Academia de don Juan Giner, situada entonces en la calle Castaños de Alicante, ayudaba a sus padres en el pago de sus estudios impartiendo clases a alumnos de casi su misma edad, hasta el pasado mes de junio en que finalizó su último curso sobre pensamiento en la Grecia clásica en la Universidad Permanente de la Universidad de Alicante, a la que estuvo vinculado los últimos años. El curso 1958-59, siendo quien escribe alumno de bachillerato en los Salesianos de Alicante, Beviá nos impartía Latín mientras iniciaba la preparación de su oposición a cátedra.

Intensa actividad

Como reflejó Francisco Moreno Sáez en «Diccionario biográfico de políticos valencianos 1810-2003», Beviá Pastor inició su actividad pública como concejal del Ayuntamiento de Alicante, por el tercio de Entidades y Corporaciones, entre 1966 y 1973. Ejerció como teniente de Alcalde hasta 1969. Como concejal de Cultura, a propuesta suya, la Corporación municipal, en período franquista, desdobló para valenciano el Premio de Teatro Carlos Arniches y se creó el Premio de Narrativa Ciutat d'Alacant. Son los años en que, como él mismo explicó el pasado 8 de junio, asume conscientemente su condición original de valencianohablante y mantiene contactos con el Partit Socialista del País Valenciá que encabezaban el periodista Vicent Ventura, y el que luego sería ministro y víctima de ETA, Ernest Lluch, a través de su estrecha relación en Alicante con el también profesor del CEU Eduardo Ranch. En el domicilio de éste último fue donde Lluch le propuso ser candidato al Senado en las elecciones del 15 de junio de 1977 por la coalición Unitat Socialista (PSPV-Partido Socialista Popular).

Aunque Unidad Socialista PSPV-PSP fue la quinta fuerza política en las elecciones al Congreso (con 21.621 votos, por detrás de PSOE, UCD, PCE y Alianza Popular), José Vicente Beviá obtuvo el tercer mejor resultado a las elecciones al Senado (203.683 votos, por detrás de Julián Andúgar Ruiz, del PSOE, y José Vicente Mateo Navarro, independiente en la candidatura del PSOE, y por delante de Roque Calpena Jiménez, de UCD). Un amplio movimiento ciudadano, con un manifiesto en prensa que firmó, entre otros, Josefina Manresa, viuda del poeta Miguel Hernández, pidió el voto, bajo el epígrafe «Senadores por la Democracia», para Andúgar, Beviá y Mateo.

En la legislatura constituyente (13-7-77 al 2-1-79) Beviá formó parte en el Senado del Grupo Parlamentario Progresistas y Socialistas Independientes, participando en la discusión y aprobación de la Constitución Española vigente. Desde abril de 1978 hasta julio de 1979 fue conseller de Cultura en el Consell del País Valencià, el órgano preautonómico valenciano surgido del acuerdo entre el Gobierno encabezado por Adolfo Suárez y el Plenari de Parlamentaris del País Valenciá. Eduardo Ranch, J. Pons y el recordado Enrique Llobregat integraban el equipo de aquella Consellería que encabezaba Beviá.

En la primera Legislatura de la democracia resultó elegido de nuevo senador, ya como integrante de la candidatura del PSPV-PSOE, partido al que se había integrado a principios de 1979 tras la desaparición de la Federación de Partidos Socialistas y del PSP de Tierno Galván. En dicha Legislatura ocupó el puesto de Secretario adjunto del Grupo Socialista en el Senado.

En la segunda Legislatura, a partir de octubre de 1982, fue elegido, siempre por la circunscripción electoral de Alicante, diputado al Congreso. Presidió en ese tiempo la Ejecutiva provincial del sindicato UGT (Unión General de Trabajadores) y fue elegido vocal de la Ejecutiva del PSPV-PSOE en el III Congreso, celebrado en Benicásim a finales de enero de 1983. Beviá fue reelegido vocal de la Ejecutiva del PSPV-PSOE en el IV Congreso, celebrado en Alicante en abril de 1985. En 1986 ocupó la presidencia del Comité Nacional del PSPV-PSOE. Años más tarde, en julio de 1997, fue elegido Presidente del PSPV en el VIII Congreso, en una candidatura de renovación del socialismo valenciano con Joan Romero como secretario general. Aquella experiencia duraría pocos meses pues desde la Ejecutiva Federal del PSOE se reemplazó a la dirección elegida en el Congreso por una Gestora. Ese momento marca la retirada de la vida pública de Pepe Beviá que se concretó en marzo del año 2000 en que finalizó su vida parlamentaria. Mientras tanto, había sido reelegido diputado en las elecciones generales de 1986, 1990, 1993 y 1996. Es decir, dos veces senador y cinco legislaturas como diputado a Cortes.

Desde 1986 hasta 1993 fue secretario general del Grupo Parlamentario Socialista, con Eduardo Martín Toval como portavoz. Fue ponente en el debate de la Ley Órganica del Derecho a la Educación (LODE), de la Ley del Patrimonio Histórico, así como de la declaración del 12 de octubre como fiesta nacional, entre otras intervenciones parlamentarias. Entre 1993 y el año 2000 fue vicepresidente del Congreso de los Diputados, primero con Félix Pons y después con Federico Trillo como presidentes. Era el máximo cargo institucional representativo alcanzado por un alicantino durante el periodo democrático.

En 1996 el Consejo de Ministros le otorgó la Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil además de ser miembro de la Orden del Mérito Constitucional. Beviá Pastor fue galardonado por la Universidad de Alicante en una de las primeras ediciones del Premio Maisonnave, un reconocimiento a los valores ciudadanos democráticos en tierras alicantinas.

Cuando desde el vice-rectorado que entonces ostentaba José Carlos Rovira se creó el Archivo de la Democracia, radicado en el Archivo General de la Universidad de Alicante, Beviá y el hoy conseller de Transparencia, Manuel Alcaraz, se vincularon al mismo aportando documentación de su trayectoria parlamentaria. En el Consejo Asesor del Archivo, colaborador del Rectorado en la gestión de lo fondos documentales fruto de donaciones de instituciones y particulares, ocupó Pepe Beviá durante casi una década la presidencia hasta su renuncia hace unos pocos años. Su vinculación estrecha con el Archivo, ahora como presidente honorífico, se ha mantenido hasta prácticamente el día de su fallecimiento.

Si por su doble trayectoria profesional, como enseñante, y política deja un hueco difícilmente reemplazable, por su humanidad, cordura y magisterio será siempre recordado entre quienes hemos tenido el privilegio de considerarnos amigos y discípulos. Descanse en paz.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Política

Cs busca coordinador provincial

Cs busca coordinador provincial

El núcleo duro del partido en la Comunidad se refuerza tras la crisis en las Cortes nombrando una...

Puig ve incuestionable la diversidad de España pero pide alternativas al independentismo

Puig ve incuestionable la diversidad de España pero pide alternativas al independentismo

El presidente de la Generalitat entiende que el Gobierno central tiene los "mecanismos...

El Consell ya tiene a su experto en financiación

El Consell ya tiene a su experto en financiación

Soler nombra a Antonio Pérez representante de la Comunidad en Madrid para negociar el reparto de...

Bonig: "Oltra es una pésima vicepresidenta y volverá a la oposición"

Bonig: "Oltra es una pésima vicepresidenta y volverá a la oposición"

La presidenta del PP de la Comunidad da por hecho que será la candidata popular en 2019

Enlaces recomendados: Premios Cine