La falta de acuerdo sobre la renovación deja en manos del PP la Sindicatura de Comptes

La exconsellera Marcela Miró asumiría el cargo de Rafael Vicente, que no quiere seguir

19.05.2016 | 00:24
Miró, Vicente Queralt –actual síndic mayor– y Mira-Perceval.

El tripartito le pide dos meses más en funciones.

El bloqueo en las negociaciones entre los grupos parlamentarios de las Cortes en torno a la renovación de la Sindicatura de Comptes podría dejar durante un tiempo indefinido esta institución en manos del PP. El mandato de los tres síndicos expira este mes, pero el tripartito no se ha puesto de acuerdo sobre su renovación, entre otras cuestiones porque Podemos quiere cambiar el funcionamiento de la Sindicatura.

El bloqueo en el relevo del órgano fiscalizador podría no ser un problema si no fuera porque el síndic mayor, Rafael Vicente Queralt, ya ha comunicado a los grupos políticos su intención de jubilarse. Como mucho acepta quedarse en funciones 15 días, pero no los dos meses que le piden hasta que se publique la nueva ley.

Y esto sí es un contratiempo para el Consell porque su renuncia conllevaría que, de forma provisional, se hiciera cargo de la institución la síndica nombrada a instancias del PP, Marcela Miró.

La ley de la Sindicatura y su reglamento establece que en caso de ausencia del síndic mayor asumirá sus funciones el de mayor antigüedad o, en su defecto, el de mayor edad. Miró y el otro síndic, el designado a instancias del PSPV, Antonio Mira-Perceval, llevan el mismo tiempo en la Sindicatura (desde 2004), pero la primera es la de mayor edad. La conclusión es que en ausencia de acuerdo, Miró tendrá el poder sobre la institución. Marcela Miró fue consellera de Bienestar Social con Eduardo Zaplana. El expresidente de la Generalitat premió su paso por el Consell con la Presidencia de las Corts. Cuando expiró su mandato regresó a la Universidad Politécnica, aunque al año, Francisco Camps pensó en ella para la Sindicatura de Comptes. Miró subraya en su currículum que ocupó cargos políticos con el Consell popular como independiente.

El asunto preocupa al tripartito. Este mismo lunes, el síndic de Podemos, Antonio Montiel, pidió a Vicente Queralt que prorrogue su mandato al menos dos meses. Sin embargo, según las fuentes consultadas, el actual Síndic, a sus 74 años, quiere irse ya.

La renovación va para largo porque se encuentra con dos problemas. El primero, la ley de Podemos que, al menos el PSPV, no acepta en algunos aspectos clave. Por ejemplo, los socialistas que aspiran a que Antonio Mira-Perceval sea el nuevo síndic mayor, no aceptan el veto en la institución a personas que hayan tenido vínculos con la política. Podemos plantea que la elección de los síndicos cambie de tal manera que sea suficiente una mayoría simple en lugar de una cualificada.

También es conflictivo el quien. El PSPV entiende que el principal partido de la oposición, el PP, debe estar representado. También los socialistas. Como solamente hay tres miembros plantean que el tercero salga de un acuerdo entre C's, Compromís y Podemos. En un momento dado, cedería la presidencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine