24 de febrero de 2016
24.02.2016

Diego Torres exculpa a Camps de los Juegos Europeos de Nóos e implica a Campos y Pons

González Pons admite que su firma estaba en el convenio pero que por su firma no se pagó un euro a Urdangarin

24.02.2016 | 00:58

El exsocio de Iñaki Urdangarin, Diego Torres, manifestó ayer durante su declaración en el juicio del caso Nóos, al recordar quiénes intervinieron en las negociaciones iniciales de los denominados Juegos Europeos „por cuya organización el Instituto Nóos cobró 382.203 euros en 2006 pese a que finalmente no se llevaron a cabo„, que «una persona muy involucrada» en las mismas fue el exvicesecretario de Estudios del PP y exconseller de la Generalitat Valenciana Esteban González Pons. Precisamente, González Pons está citado a declarar como testigo durante la vista oral el próximo 14 de abril para explicar su intervención en estos hechos.
En su comparecencia, Torres ha desvinculó por el contrario al expresidente del gobierno valenciano Francisco Camps. De hecho, al ser preguntado sobre quién de la Generalitat decidió adjudicar a Nóos la organización del proyecto, respondió: «No creo que fuese Camps, sino el entonces vicepresidente», en alusión a Víctor Campos. Torres recordó que fue el empresario Miguel Zorío, administrador de Lobby Comunicación, quien ideó el proyecto de convertir Valencia en la sede de unos Juegos Europeos, motivo por el que lo expuso a la administración valenciana. «A la Generalitat le pareció muy interesante la idea, pero para la ejecución de la misma prefirió acudir a una asociación más vinculada con el deporte, como el Instituto Nóos», señaló.
Según aseguró, a Camps «la única vez que le vi fue en la presentación del proyecto, con la presencia del presidente del Comité Olímpico español y de Iñaki Urdangarin». En concreto, el convenio fue suscrito el 23 de diciembre de 2005 por Campos, por él mismo en representación de la Generalitat „de la que salieron los fondos„, y González Pons en nombre de la Sociedad Gestora para la Imagen Estratégica y Promocional de la Comunidad Valenciana. En su declaración como testigo ante el juez José Castro, Pons negó que su firma fuera determinante para que Nóos cobrara de la administración valenciana por la organización del evento deportivo. El acuerdo contemplaba el pago de seis millones de euros en favor de la entidad presidida entonces por Urdangarin, si bien finalmente acabó percibiendo, a través de la Presidencia de la Generalitat, 382.203 euros.
Durante la instrucción de la causa, Torres aportó varios correos que detallan la intervención de González Pons en las negociaciones de los Juegos. En uno de los emails, uno de los empresarios que fueron investigados le explica al exdirectivo de Nóos Antoni Ballabriga que el gasto para acudir a la feria internacional Sportaccord en la que Nóos presentó su proyecto «lo autorizó el vicepresidente, Víctor Campos», mientras que la organización «dependerá directamente del conseller portavoz, Esteban González». En otro de los emails, el propio Ballabriga le informa a Urdangarin de la confirmación de diversas reuniones en Valencia: una comida con el entonces vicepresidente de la Generalitat, a las 14,30 horas, «para presentar el proyecto de la Fundación», y una reunión «con Esteban González a las 16,30 horas» el 7 de junio de 2006.
Tras su declaración ante el juez, González Pons señaló que«es verdad que mi firma está en un convenio con el Instituto Nóos, pero también que mi firma está porque hubo un acuerdo previo de la Generalitat y que con mi firma no se comprometió ni un euro público ni se pagó un euro público al Instituto Nóos».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine