El Constitucional admite el recurso por el maltrato a la Comunidad con la financiación

Admitido a trámite el contencioso interpuesto por el Consell contra el presupuesto de 2016 en una decisión que tiene su valor: el tribunal casi nunca entra en el debate de las cuentas públicas

23.02.2016 | 00:48
El ministro Cristóbal Montoro con el conseller de Hacienda, Vicent Soler, en foto de archivo.

La Generalitat reclama disponer durante el actual ejercicio de 1.329 millones, cantidad que cuadraría todo el balance.

El Constitucional revisará el maltrato que sufre la Comunidad en el reparto de la financiación autonómica. El tribunal ha admitido a trámite el recurso impulsado por la Generalitat contra los presupuestos generales del Estado para 2016, un contencioso que tiene como base la petición de que a lo largo del actual ejercicio, el Consell que comandan Ximo Puig y Mónica Oltra disponga de 1.330 millones extras de uno de los fondos del sistema de financiación en el que la Comunidad sale perjudicada. Con esa cantidad, el nuevo Ejecutivo de izquierdas que comparten los socialistas y Compromís podría cuadrar las cuentas de todo 2016. La decisión del Constitucional, más allá de formalismos jurídicos, tiene valor: casi nunca sus magistrados entran a discutir cuestiones ligadas a las cuentas públicas.

El contencioso impulsado por la Generalitat impugna la normativa presupuestaria de este año al entender que «discrimina» a cinco millones de valencianos en el reparto de fondos. Como se recordará, los informes de los empresarios y también del Consell revelan un expolio superior a los mil millones anuales en la distribución de la financiación autonómica con los dos últimos sistemas: el que impulsó el popular José María Aznar en 2004 y el que posteriormente aprobó el socialista Zapatero en 2009, todavía operativo aunque está caducado desde hace ya dos años. El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, registró el recurso el pasado 28 de enero junto a la consellera Gabriela Bravo después de haber amagado en varias ocasiones con acudir a los tribunales en tanto que el Gobierno de Mariano Rajoy alargaba la reforma del modelo actual.

El recurso judicial de la Generalitat tiene, fundamentalmente, dos patas. La primera, obviamente, tiene que ver con el bloqueo en la modificación del sistema de financiación que tiene una vigencia quinquenal, un cambio que, apunta el Consell, se ha retrasado sin fecha «de forma arbitraria» desde el departamento de Cristóbal Montoro, lo que supone un grave perjuicio para la Comunidad. El segundo argumento es clave. La Generalitat rechaza la obligación de ingresar 1.330 millones en las arcas del Estado como consecuencia del desarrollo de uno de los fondos del sistema de financiación. Para compensar esa situación, el Consell, que recibe de Madrid una cantidad económica que ni siquiera cubre el gasto de Sanidad y Educación, exige que ese fondo se iguale. Eso dejaría a la Comunidad, más o menos, en la media; supondría disponer de 1.330 millones más en las cuentas de Hacienda para potenciar las partidas sociales; y permitiría cuadrar las cuentas de 2016. Salvar el ejercicio a la espera de la reforma del sistema de financiación y del plan para que el Estado, en caso de que la izquierda llegue a La Moncloa, asuma la deuda que se ha generado con las inyecciones del rescate.

Una vez confirmada su resolución, el Tribunal Constitucional ha acordado dar traslado de la demanda y de los documentos presentados por el Consell al Congreso de los Diputados y al Senado, así como al Gobierno en funciones. Tienen un plazo de quince días para personarse en el proceso y formular alegaciones. A pesar de que se trata de un trámite inicial, tanto en la Generalitat como en los dos partidos que la comparten, se extendió ayer la «satisfacción» por la decisión judicial. El Constitucional no suele ni siquiera entrar en cuestiones relacionadas con los presupuestos públicos. Esta resolución judicial presiona aún más al Gobierno, actualmente en funciones, y también a la izquierda en el caso de que llegue a un acuerdo para investir a Pedro Sánchez. La intención de la Generalitat, acuciada por una gravísima situación económica y financiera con una deuda que ya rebasa los 40.000 millones como herencia de las dos décadas de ejecutivos del PP, es que el nuevo sistema esté en marcha antes de que se cierre el año 2016 para encontrar un balón de oxígeno en la elaboración de las cuentas para el próximo ejercicio.

Durante un acto en Alicante, el socialista Ximo Puig dejó clara la posición del Consell: «Vamos a batallar una posición que es enormemente clara: la Comunidad Valenciana recibe menos financiación que la media, mucha menos que otras comunidades y no es razonable porque repercute en que tengamos 12 puntos menos de renta per cápita», argumentó. «Queremos que haya un Gobierno en España que cambie su política hacia la Comunidad Valenciana después de cuatro años con Mariano Rajoy ha discriminado constantemente a los valencianos con una postura soberbia», subrayó el titular de la Generalitat.

En su comparecencia posterior al pleno del Consell, la vicepresidenta y portavoz del Gobierno, Mónica Oltra, aseguró que habían recibido la noticia «con satisfacción». «Es el primer paso. Y espero que se sigan dando pasos para tener una financiación justa y garantizar los derechos básicos de los ciudadanos», lanzó la líder de Compromís. «Esperemos que en el trámite judicial se vea que no es constitucionalmente aceptable y por tanto, no es legal, la situación de financiación valenciana», agregó la «número dos» del Ejecutivo autonómico.

Mónica Oltra se mostró favorable a impulsar un Gobierno en España que «esté dispuesto» a modificar el modelo de financiación para que «no maltrate a la Comunidad» y «regularice la deuda que se ha provocado en los últimos años a raíz de una infrafinanciación que no está justificada». Hasta ahora, la propuesta que está encima de la mesa para conformar un gobierno de izquierdas pasa por una reforma del modelo de financiación en un plazo de siete meses desde que se elija al nuevo ejecutivo. Pero esa modificación del sistema se puede ralentizar en el caso de que España se vea abocada a nuevas elecciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine