Las defensas de los líderes de Gürtel acusan a la sala del TSJ de parcial y politizada

El abogado de Crespo recusa al magistrado Juan Climent por haber ocupado un cargo de responsabilidad en el Consell de Lerma

01.04.2015 | 12:38
Los trece acusados sentados en el banquillo del Tribunal Superior de Justicia, minutos antes de arrancar el juicio.

Las defensas de los líderes de la trama Gürtel acusaron ayer a la sala del TSJ que juzga la pieza de Fitur de parcial y de estar politizada. Los letrados exigieron la suspensión inmediata del juicio para que se incorporen al procedimiento todos los documentos utilizados por la Policía y la Fiscalía para armar las acusaciones. El abogado de Pablo Crespo, número dos de la red, recusó al magistrado Juan Climent por haber ocupado un cargo de responsabilidad en el gobierno socialista del expresident de la Generalitat Joan Lerma. Los letrados incidieron en que los tres magistrados que están celebrando el juicio de Fitur –Pilar de la Oliva, Juan Climent y Antonio Ferrer– ya han adoptado decisiones de fondo sobre la causa a pesar de que está expresamente vetado por la ley. La abogada de Álvaro Pérez «El Bigotes» lamentó que es la primera vez que ve esta situación en sus veinticinco años de ejercicio. El defensor de la exconsellera Milagrosa Martínez pidió otro aplazamiento de seis meses para poder analizar los nuevos documentos. El caso se está juzgando con un año de retraso por la dimisión en el último momento de Martínez, expulsada del PP pero aún alcaldesa de Novelda.

La vista por la pieza tres de Gürtel, la primera que llega a juicio, arrancó ayer a las 9.45 horas en la misma sala en la que fue juzgado el expresidente Francisco Camps y el exconseller Rafael Blasco. En el banquillo de los acusados están sentados los cabecillas de la trama, las exconselleras de Turismo Milagrosa Martínez y Angélica Such, y funcionarios y ex altos cargos de la Conselleria de Turismo. Durante la jornada de ayer, las defensas plantearon una batería de cuestiones previas para torpedear el inicio del juicio. Hoy contestarán las acusaciones y los acusados que, si la sala sigue con la vista, comenzarán a declarar el 10 de abril.

El abogado de Francisco Correa (líder de la trama) y de Cándido Herrero (gerente de Orange Market) pidió la nulidad del proceso por la vulneración de los derechos fundamentales de los acusados. El letrado –Juan Carlos Navarro– advirtió a la sala de que Francisco Correa permaneció detenido cuatro horas más de las 72 que marca la ley como plazo máximo y que la policía construyó parte de la acusación con la información que obtuvo de las intervenciones de las conversaciones entre los procesados y sus abogados defensores. Navarro recordó que el Supremo sentenció que se había vulnerado el derecho de defensa, en una decisión que acabó con la expulsión de la carrera judicial del ex juez de las Audiencia Nacional Baltasar Garzón. El letrado de Correa cuestionó los registros policiales porque se practicaron «sin la presencia» de los denunciados y las intervenciones telefónicas previas a las detenciones porque en dos de las autorizaciones el juez de instrucción no concretó la fecha en la que debían cesar.

El abogado de Pablo Crespo atacó directamente a uno de los tres magistrados que componen la sala y pidió su recusación. El letrado, el ex director de la ONCE Miguel Durán, cuestionó la imparcialidad del magistrado Juan Climent por «haber estado en el gobierno» del socialista Joan Lerma junto al actual candidato a la Generalitat, Ximo Puig. Durán destacó que el PSPV ejerce la acusación popular. «No sabemos cuál ha acabando siendo la relación entre Climent y Puig estos años», añadió. El abogado de Crespo sentenció que se trata de un juicio con tintes políticos. El resto de letrados se adhirió a la petición de Miguel Durán salvo los defensores de Angélica Such, Mónica Magariños, Isabel Jordán, Juan Bover y Ana Grau. El abogado de Crespo reclamó a la sala que tome medidas para evitar que ante el triunfo de un recurso posterior «el pueblo pueda decir que por una rendija o por otra se iban a escapar los de Gürtel».

La letrada de Álvaro Pérez «El Bigotes», Ángela Coquillat, también cuestionó la imparcialidad de la sala. La abogada lamentó que los tres magistrados ya se han pronunciado sobre numerosos recursos de los acusados y sobre el auto de procesamiento de 150 folios por lo que estarían contaminados para juzgar el caso. Coquillat incidió en que el tribunal «no solo debe ser imparcial sino que además debe parecerlo». Todos los abogados defensores insistieron en que la vista se debe suspender unas semanas para que puedan analizar los documentos que estaban en manos de la policía y que la Audiencia Nacional acaba de trasladar a los magistrados personados en la pieza principal. «Los nuevos documentos desmontan la acusación de la policía», aseguró el abogado de Francisco Correa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine