02 de marzo de 2014
02.03.2014

Císcar refuerza a Castedo a pesar de la presión de Fabra contra los imputados

La alcaldesa de Alicante preside la puesta de largo de las agrupaciones de barrio de la capital arropada por el vicepresidente autonómico

02.03.2014 | 11:19

Silencio ante la nueva «línea roja» impuesta por el titular del Consell

Incertidumbre e incoherencias. El renovado discurso del presidente de la Comunidad, Alberto Fabra, contra la corrupción se resquebraja según pasan los días. Como se recordará, el pasado lunes el jefe del Consell retomó con fuerza su compromiso de «tolerancia cero» hacia los imputados e incluso aseguró que todos los que lleguen al día en el que se elaboren las listas con problemas judiciales quedarán fuera del proyecto de los populares valencianos. Sin embargo, la contundencia de Fabra choca con la postura de otros miembros de su equipo. Para muestra un botón. El número dos en el Gobierno valenciano y presidente provincial del PP de Alicante, José Císcar, demostró ayer su apoyo a la alcaldesa Sonia Castedo, imputada por tres graves delitos en la pieza de Brugal que investiga el supuesto amaño del planeamiento urbanístico de la capital.

La situación de la regidora alicantina de cara a las próximas elecciones autonómicas es extremadamente delicada si se tiene en cuenta la promesa de Fabra. Con todo, el vicepresidente de la Generalitat no dudó en presidir junto a la primera edil la puesta de largo de las agrupaciones de barrio de la capital. Un evento a puerta cerrada en el que las elecciones europeas fueron el principal foco del discurso de Castedo. Por su parte, Císcar se ocupó de demostrar un alto grado de optimismo y vaticinó buenos resultados en la cita electoral. Al acto, además, asistieron otros destacados miembros del PP como el secretario general de la provincia, José Juan Zaplana o la eurodiputada, Eva Ortiz. Los halagos de Castedo hacia esta última centraron una parte de su locución.

Un intento más de transmitir calma y normalidad pese a la delicada situación interna que atraviesa la formación. No hay que olvidar que, este misma semana, la parlamentaria Angélica Such abandonó su escaño en el hemiciclo autonómico presionada por la premisa de Fabra que tachaba como «incompatible» mantener el acta en caso de apertura de juicio oral. Una tesitura en la que también se encuentra la alcaldesa de Novelda y diputada en las Cortes, Milagrosa Martínez, que, a diferencia de la anterior, se resiste a abandonar el cargo pese a la rotundidad del líder del Consell. Ambas están a la espera de declarar como imputadas en la rama valenciana de la trama Gürtell.

Císcar rechazó ayer hacer declaraciones en este sentido aunque ya recalcó el pasado viernes en la rueda de prensa posterior al pleno del Consell que en unos días se tomarán medidas en este sentido. Por su parte, el secretario general del PPCV, Serafín Castellano, aseguró tras la reunión del Comité de Dirección en Valencia, que «no queda mucho para que este tema se resuelva» y agregó que «los tiempos los marca el partido y nadie más». Así mismo, el número dos del PPCV sostuvo que no hay ningún pulso en la formación por la expulsión de los diputados procesados. «La dirección del partido resuelve y comunica con normalidad cada decisión que adopta», zanjó en referencia al asunto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine