05 de agosto de 2017
05.08.2017

En el borde del abismo: el Sahel

05.08.2017 | 04:37
Varias de las rehenes de Boko Haram, en una imagen de archivo.

El Sahel está formado por antiguas colonias francesas y es una de las zonas más pobres del mundo y con peores condiciones de vida. Son naciones mayoritariamente islámicas con gobiernos débiles

«El Sahel es también el centro de la trata de personas y de la migración en masa de África subsahariana a África del norte y Europa». La zona denominada Sahel (palabra árabe que significa «borde o costa») es una región geográfica y climática del continente africano que limita al norte con el desierto del Sáhara, al sur con las sabanas y selvas del golfo de Guinea y de África central, al oeste con el océano Atlántico y al este con el Nilo Blanco. Está formado, en gran parte, por antiguas colonias francesas y es una de las zonas más pobres del mundo y con peores condiciones de vida. Son naciones mayoritariamente islámicas con gobiernos débiles que tienen gran dificultad para ejercer el control y existe una gran desafección política. Empieza en el Atlántico –Mauritania, Senegal– hasta el Mar Rojo –Sudán y Eritrea– e incluye además a Malí, Burkina Faso, Níger, norte de Nigeria, Camerún y Chad. Estos cuatro últimos países comparten la responsabilidad del Lago Chad es la zona más problemática del Sahel; junto a Malí y Mauritania donde actúa Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).

En la región del lago Chad es donde Boko Haram, la organización radical islamista, ha realizado más ataques terroristas con varios centenares de muertos en lo que va de año. En marzo, su líder Abubakar Shekau, realizó un llamamiento para crear un califato islámico en África occidental. «Las actividades terroristas y la delincuencia transfronteriza, en particular la piratería, el tráfico de drogas y armas y la trata de personas siguieron planteando graves amenazas para la estabilidad de la región», informa el secretario general de la ONU el pasado 30 de junio al Consejo de Seguridad (S/2017/563) sobre África occidental y el Sahel. Según estimaciones de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) cada semana al menos 2.000 migrantes y personas desplazadas por la fuerza ingresan en el territorio libio a través del norte del Níger. Estos migrantes a menudo se ven obligados a pagar considerables sumas de dinero a las redes de contrabando para luego cruzar territorios vastos y peligrosos, en particular en Libia, con el objetivo de abordar alguna embarcación hacia Europa.

La superficie del lago Chad ha pasado de los 25.000 km?2;, en 1960, a 2.500 km?2; en 2009. La amenaza de la desaparición gradual del lago Chad es un desastre ecológico que afecta, en primer lugar a los 30 millones –el 60% menor de 25 años– de personas que viven de los recursos que proporciona (pesca, ganadería, agricultura y comercio). «Los enfrentamientos entre agricultores y ganaderos en Nigeria dejaron un saldo de más de 700 muertos», entre enero y abril. La degradación ambiental, los desequilibrios comerciales, el precario desarrollo socioeconómico, la mala gobernanza, los abusos contra los derechos humanos, la inseguridad y los conflictos prolongados figuran entre los principales factores que impulsan la migración y los desplazamientos forzosos. Son casi cinco millones, en «el lago Chad ha disminuido ligeramente de 2,6 a 2,4» –desde el semestre anterior– y «se considera que 6,7 millones de personas de la zona afrontan una situación de inseguridad alimentaria grave».

Estrategia Integrada de las Naciones Unidas para el Sahel es la hoja de ruta en toda la zona que intenta coordinar, de una parte, las actuaciones militares y de defensa del G-5 –integrado por Mauritania, Mali, Níger, Chad y Burkina-Fasso– con una fuerza conjunta de militares, policia y personal civil; y la Fuerza Conjunta Multinacional –EE UU, Francia, Gran Bretaña y también España–. De otra parte, pretende promover «la buena gobernanza –la transición democrática pacífica en Gambia es el mayor y reciente ejemplo–, el respeto a los derechos humanos y la transversalización de la perspectiva de género». La Estrategia Integrada es el marco de coordinación de la oficina de la Oficina de Naciones Unidas para el Sahel y África occidental (UNOWAS) y los gobiernos. Mientras que los organismos internacionales prevén un crecimiento económico entre el 4 y el 7% en África occidental, en especial en la zona de la Unión Económica (CEDEAO); en la región del Chad no llegará al 1%.

Parte de los proyectos tropiezan con el incumplimiento de la financiación. De los 1.500 millones de dólares necesarios, en febrero se celebró la Conferencia Humanitaria de Oslo para Nigeria y la región del lago Chad. De los casi 700 millones comprometidos apenas habían recibido el 17%. Así es difícil frenar la emigración en origen.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine