05 de agosto de 2017
05.08.2017
Opinión

La AVI, promover ideas que cambien el mundo

05.08.2017 | 04:30

"Lo que conduce y mueve al mundo no son las máquinas, sino las ideas". Esta frase no es actual sino que la pronunciaba Víctor Hugo allá por el siglo XIX.


La puesta en marcha de la Agencia Valenciana de Innovación esta semana supone un cambio prometedor en la visión de la política industrial de la Comunidad Valenciana. Una apuesta firme y valiente por las ideas y el talento de nuestro territorio. Talento emigrado durante una década perdida de abandono de la investigación. Apoyo recibido con esperanza y satisfacción por todo el ecosistema innovador valenciano.


Quiénes claman contra el presupuesto de la AVI olvidan que nos enfrentamos al entorno más cambiante de las últimas décadas. Unos cambios que vendrán determinados por la tecnología y la creatividad. Mientras turismo y construcción siguen liderando la creación de empleo en nuestro país, perdimos la oportunidad de transformar nuestra estructura y no tropezar de nuevo en la misma piedra. Esta visión cortoplacista y miope de lo que está ocurriendo en nuestro mundo puede lastrar una recuperación económica con empleo poco cualificado, en sectores con poca inversión tecnológica y baja productividad.


En este entorno tan poco afable para las empresas innovadoras, contamos en la Comunidad Valenciana con uno de los grupos más importantes de pymes seleccionadas para el Instrumento PYME de la Unión Europea, un ecosistema de start-ups que nada tiene que envidiar a otras regiones europeas, recursos de financiación alternativa a través de business angels y venture capital e investigadores de renombre, incluso propuestos a un Premio Nobel.


Un mensaje sin recursos que lo apoye, no es más que publicidad engañosa. Mientras que sufrimos un recorte continuo en los presupuestos estatales destinados a I+D+i (una artimaña disfrazada de créditos y partidas sin ejecutar que apenas representan un 0,54% del PIB en 2017 y una parte ínfima del gasto público español), el Govern del Botànic apuesta no únicamente por apoyar la creación de conocimiento sino por destinar un presupuesto significativo para ello. Año tras año nos alejamos de la media europea, ¿por qué no crear un oasis en medio de este desierto de apoyo público que priorice la investigación?


No solo la socialdemócrata Europa apuesta desde hace años por la inversión en I+D+i como motor del empleo y la economía (Alemania alcanza el 3% de su PIB, por ejemplo). Aquellos que se miran en el espejo liberal estadounidense, obvian que el apoyo público interviene de manera crucial en el desarrollo de sus productos estrella. ¿Cómo creen sino que existiría internet, la red de redes, sin los fondos públicos de la Defensa estadounidense? ¿Ignoran que el Iphone recibió apoyo público durante su desarrollo? La economía que guía el mundo se adelanta a sus competidores porque es capaz de marcar el camino a seguir. Y esto es una apuesta clara del Gobierno estadounidense.


No es hora de hacer frentismo político ni usar la ubicación de la AVI para enfrentar nuestras provincias. Necesitamos políticos y responsables que miren más allá de las elecciones, con una apuesta estratégica que determine el futuro de los valencianos ante el reto de la revolución tecnológica.


El talento y las ideas de hoy, moverán el mundo del mañana. Y obviamente, los valencianos no podemos (ni queremos) perder el tren.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine