04 de julio de 2017
04.07.2017
Tribuna

José Ramón Clemente: del surrealismo al documental

04.07.2017 | 04:07

El 23 de junio de 2012 fallecía José Ramón Clemente Torregrosa en Madrid, a cuatro meses de cumplir cien años. Nacido en Alicante en 1912 y abogado de profesión, se había ganado con justicia el reconocimiento como pionero del cine amateur en su ciudad natal. Fundó la Asociación Independiente de Cine Amateur, de la que en su día fueron miembros Almodóvar o Amenábar, y fue Premio Internacional de Cine Underground. El actual director del Instituto Cervantes Juan Manuel Bonet recordaba en un artículo firmado poco después de su muerte el valor de su vanguardismo por su película surrealista El hombre que pescó su sueño rodada en 1932, con guión del escultor Daniel Bañuls y con Gastón Castelló como actor.

Hace unos días, cumplido el quinto aniversario de su muerte, se celebró un homenaje en su memoria en la Casa Bardín que contó con la participación de su hijo José Ramón, de Domingo Rodes y de Joaquín Santo Matas. Y allí se proyectó esta película de doce minutos. Que se sepa, se trata del primer rodaje no documental –en este género sí habían precedentes– realizado por el cine amateur en Alicante. Podríamos apuntar que fue la primera película con argumento si no fuese porque decir que una película surrealista tiene argumento es una gran contradicción. Sí se basaba en uno de los recursos surrealistas, el onirismo, al contarse un sueño.

Clemente relató que conoció a Gastón Castelló en el Ateneo de Alicante en 1928, cuando éste pronunció una charla en la que comenzó saludando al público con provocación: «¡Señoras, señores y burros en general!», dijo para empezar. Ambos se hicieron amigos desde entonces y colaboraron en varias actividades, entre ellas la de invitar a Ramón Gómez de la Serna al Teatro Principal de Alicante en 1933 para una actuación en la que el artista realizó los decorados.

Un año antes de esta visita, Clemente, Gastón Castelló y Bañuls ya habían realizado su contribución al cine surrealista. Clemente se refirió a la película en distintas entrevistas y escritos, pero interesa sobre todo la anotación mecanográfica que realizó al catalogar su producción en 2001, que por entonces sumaba setenta y cinco cortos en los que mezclaba grabaciones familiares, momentos históricos locales y obras de creación. Al referirse a aquella experiencia, escribía esto: «Ya con 20 años a cuestas, y con mi permanente visión del cine, me sentí influenciado por El perro andaluz de Buñuel, hablé con Gastón Castelló y con Daniel Bañuls leyéndoles mi guión (cuyo texto original aún figura entre mis papeles). Decidimos llevar a cabo el tema. Gastón sería el intérprete. Bañuls se encargaría de orientar la parte onírica. Un pescador se va a la Albufereta, se duerme y al despertar en la caña no ha picado ningún pez. En ella hay una mariposa, que es su sueño, sin él saberlo. Un sueño que se destaca con imágenes que pretendíamos surrealistas y que, dada la pobreza de medios, no se consigue».

El resultado fue El hombre que pescó su sueño, que no se estrenó hasta 1935 en el Ateneo. Y a pesar del desencanto de las últimas palabras, hoy sabemos que fue una apuesta histórica en Alicante. De hecho Juan Manuel Bonet lamentaba en su artículo necrológico no haber conocido la película antes de la realización de su Diccionario de las vanguardias en España, reconociendo que por ese desconocimiento se la había «escapado» Clemente.

Pero, por otra parte, el homenaje pretendía destacar también el legado que el cineasta dejó tras su paso desde 1979 a 1983 por el entonces llamado Instituto Alicantino de Cultura, del que fue director del Aula de Cine. Se trata de veintinueve documentales en Super 8 que oscilan entre 10 y 35 minutos de duración, y que poseen en la actualidad un indudable interés. Quince de ellos formaron parte de la serie Pintura y pintores alicantinos, dedicados a Gastón Castelló, José Antonio Cía, Polín Laporta, Pérez Pizarro, Sixto Marco, González Santana, Abad Miró, Emilio Varela, Ruiz Morante, Manuel Baeza, Perezgil, Adrián Carrillo, Enrique Lledó, Xavier Soler y Bañuls. Son documentales que recorren la vida y obra de los protagonistas de una generación artística. Clemente contó con la colaboración de distintos guionistas, entre ellos el realizador y director de cine Domingo Rodes, siempre atento a que no se olvide su legado

Además de los quince documentales sobre pintores, se realizaron catorce más sobre temas de patrimonio cultural, e incluso natural, con estos títulos: Altea, La palmera ilicitana y su palma blanca, Santa Bárbara, Salinas de Santa Pola, Una industria primorosa, El chopo ilicitano, Orihuela, fuente de inspiración, Casal de Sant Jordi, El Pa Beneït, Museo Arqueológico Provincial, Museo Sempere, Casa Modernista de Novelda, Museo Benlliure y Museo Arqueológico de La Alcudia. Actualmente Filmoteca Valenciana está colaborando con el Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil-Albert para conocer el verdadero estado de estas películas, a fin de digitalizarlas con la máxima calidad posible y profesional.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine