03 de julio de 2017
03.07.2017
Tribuna

Hacia la «tienda del encuentro»

03.07.2017 | 03:55
Hacia la «tienda del encuentro»

Bienvenidos todos los visitantes que veraneáis en nuestra Diócesis de Orihuela-Alicante. Ha llegado el merecido momento de descansar y relajarse; que después del arduo trabajo viene bien un tiempo de ocio. Lo necesitamos y Dios así lo quiere. Pues a ello. ¡Que disfrutéis de vacaciones! Ahora bien, al respecto conviene no confundir este ocio con «ociosidad» ya que supondría desperdiciar el maravilloso potencial que Dios ha puesto en cada uno. Así pues, acentuemos la autorrealización, que solo puede alcanzarse en plenitud, con la ayuda de Dios.


Las vacaciones son un medio apropiado para alcanzar este objetivo. Para ello debemos disponer de momentos y buscar espacios de retiro para reflexionar y rezar. En este sentido, las vacaciones nos proporcionan tiempo libre. Y en cuanto a sitios propicios para la introspección, el papa Francisco nos sugiere en su reciente Motu Proprio «Sanctuarium in Ecclesia», la visita y peregrinación a lugares religiosos, en concreto a santuarios, ermitas u otros espacios sagrados de peregrinación cristiana y de devoción popular.


Esta costumbre de visitar lugares santos es muy antigua y extendida. Ya desde los inicios del cristianismo los creyentes peregrinaron a sitios donde el Señor había estado, después se extendió a las tumbas de los apóstoles y finalmente a donde se ha sentido o se siente una especial presencia del Señor, la Virgen o los santos.


«Hacerse peregrinos es una verdadera profesión de fe». El Papa destaca aquí la actitud de ir como peregrinos, esto es: a la búsqueda de Dios. De esta forma «la piedad popular encuentra en el Santuario un lugar privilegiado donde expresar la bella tradición de oración, de devoción y de confianza en la misericordia de Dios inculturada en la vida de todos los pueblos» (n1). «Aquí experimentan profundamente la cercanía de Dios, la ternura de la Virgen María y la compañía de los Santos: una experiencia de verdadera espiritualidad que no puede ser devaluada, so pena de mortificar la acción del Espíritu Santo y la vida de la gracia» (n2). 


Además, «los Santuarios pueden ser un verdadero refugio para volver a descubrirse y recuperar las fuerzas necesarias para la conversión? Así como, para encontrar un momento de descanso, de silencio y de contemplación en medio de la vida, a menudo frenética, de nuestros días» (n3). 


Esto es especialmente válido y a tener en cuenta por los sacerdotes y demás agentes de pastoral ya que «por su misma naturaleza? el Santuario es un lugar sagrado donde el anuncio de la Palabra de Dios, la celebración de los sacramentos, especialmente de la Reconciliación y de la Eucaristía, y el testimonio de la caridad?se presentan como un lugar genuino de evangelización?» (n4). Así pues «los Santuarios están llamados a desempeñar un papel en la nueva evangelización de la sociedad actual y? la Iglesia está llamada a valorar pastoralmente las peregrinaciones a los Santuarios y a los lugares de devoción?» (n5).


Este mensaje del papa Francisco viene avalado con su personal testimonio en la reciente peregrinación que él mismo realizó al Santuario de Ntra. Sra. de Fátima en Portugal. Y por la participación auspiciada para toda la Iglesia con la posibilidad de ganar la Indulgencia Plenaria, durante este verano, el trece de cada mes, cuando se visite una iglesia, santuario o ermita donde esté expuesta solemnemente la imagen de la Virgen de Fátima, siempre que cumplamos las condiciones requeridas para ganarla.


Así pues, junto al Papa, también os animo yo, a que incluyáis en vuestra programación estival la visita a alguno de los santuarios o ermitas que tienen los pueblos y ciudades de nuestra Diócesis, así como a las iglesias o lugares sagrados donde haya una imagen con la advocación de Ntra. Sra. de Fátima. Y si la «peregrinación» la hacéis en familia, puede ser una hermosa ocasión para que los padres cristianos impartáis a vuestros hijos una inolvidable catequesis.


Para facilitaros la labor, en la web del Obispado, en Pastoral del Turismo/ Rutas de fe, encontrareis un elenco de santuarios, ermitas y capillas de nuestra tierra, para que cada uno pueda elaborar su propio «itinerario de fe».


También os quiero brindar la habitual peregrinación que todos los veranos realizamos, con la Hospitalidad de Lourdes y a la que se suma el Secretariado de Orientación Vocacional, invitando a los jóvenes a trabajar y a compartir la fe con los enfermos, desde 6 al 12 de julio. Asimismo, este Secretariado y la Acción Católica General organizan conjuntamente, este año, el Camino de Santiago Portugués, del 27 de julio al 2 de agosto.


Y para finalizar, imparto una bendición muy especial a todos los trabajadores del sector turístico y de servicios que hacéis posible con vuestro trabajo las vacaciones y el turismo. «No olvidéis la hospitalidad: por ella algunos, sin saberlo, hospedaron a ángeles» (Hb 13,2). Dios os lo recompensará.


Que Santa María, madre y modelo del «homo viator», haga que cada vida humana sea una peregrinación hacia el definitivo Santuario del Cielo. A Ella os encomiendo a todos.


Veraneantes peregrinos ¡felices vacaciones!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine