20 de noviembre de 2016
Con estilo

Antes de que cuente diez

20.11.2016 | 03:25
Antes de que cuente diez

Como Fito y los Fitipaldis, la ventaja de irse haciendo viejo es que puedes decir y hacer poco a poco lo que te va dando la gana, abiertamente, sin prejuicios, sin movidas, sin complejos y sin ataduras? es genial sentirte cada vez más tu, y frente a esos miedos que te asaltaban a los 20 y te remordían la conciencia a medio camino de los treinta, se te liberan absolutamente en la segunda mitad de los temidos cuarenta. La cosa es que a mí me están encantando estos años de aprendizaje, también de terrible dureza de la vida, que se nos va, que ves como con «el humo de ese tren» se ha llevado por delante a gente que amabas, a personas que eran importantes?. Son años que han limpiado las retinas, han aclardo pensamientos y a mí, al menos, me han hecho una completa «Rolling Stone», encantada de descubrir quién quiero ser? o al menos atisbar con claridad quién no y no, y luchar por todo eso. Esta semana que nos da la alegría del estreno de Opus Finale de mi querido Vicente Arenas, con premio de la Seminci incluido, que me ha hecho vibrar de emoción con Animales nocturnos del gran Tom Ford (por Dios, qué descubrimiento de grandísimo cineasta que en la moda estaba desperdiciado? no te vuelvas a ir?) y que este finde ha inaugurado el Festival de Cine Fantástico de Elche (la cultura y el cine no pueden seguir sin la inciativa valiente de los que creen y creemos que es la salvación del alma humana...), y que esta semana me está dando la vida. Me ha traído emociones encontradas, amigos nuevos que ya forman parte de mi vida, reforzando a los que siempre siguen ahí o una y otra vez cuando todo se desmorona? y sobre todo la fe de nuevo en que sigue habiendo gente que cree en que «todo es posible» de nuevo. En estos tiempos de decadencia moral, de falta de escrúpulos, de filosofías baratas? en estos tiempos en los que sobra de «todo y de todos» y falta de mucho, muchísimo, se recupera el espíritu de toda una Transición en personas que sigues viendo que creen en la palabra Revolución y en el verbo Evolución. Sin miedo, porque «revolucionar» ya era lo que hacían las conciencias de Bertold Brecht, o de Unamuno, Ortega, Alas Clarín incluso con ese mensaje de La Regenta que pocos han sabido interpretar o los cineastas más «holliwoodienses» como Ridley Scott con una visionaria Blade Runner que este año 2017 traerá su segunda esperadísima parte, me muero por ese día? para volver a soñar como el replicante, como «lágrimas que se perderán en la lluvia» o a ver esos ojos de Daryl Hannah muertos de miedo ante el fin, porque el ser humano, replicado o no, es alma en cada uno de sus pequeños poros y de sus preciosas células, que se mueven solas por sobrevivir cuando el peligro les acecha. Y desde aquí, este domingo, porque ese peligro acecha, quiero felicitar a mujeres como María Parra, por traernos al Doctor Cavadas y al Padre Ángel, por ser un ángel en vida, por dejarlo todo por los demás, por dedicar sus sonrisas y su vida, su mirada, que hay que ser valiente hasta el infinito para hacerlo, por los demás. Porque gente como ella son imprescindibles en este mundo de «bárbaros tecnológicos» que nos está tocando vivir. Entre los que sobreviven artistas con ganas y arrestos, como mis queridos chicos del festival «EróticaAlicante, Arte y Cultura» que arrancaron con fuerza en una nave genial de San Vicente para dar lecciones de que la plástica, la música y el arte escénico pueden y deben ser parte de una forma de hacer cultura alternativa genial.

Daniel Juan de Rojas Cánovas y compañía? ¡felicidades también! Me hacéis creer que merece la pena haber luchado tanto por la Cultura y el Arte? Y por último, y anticipando esa tribuna que voy a escribir para ir poniendo comas y puntos sobre «íes», despedir este domingo de grandes (camino de «The Cure»...) recordando que sigue siendo difícil que algo salga y algo cambie, sin que se valore la cultura y la iniciativa de los que la defienden, que nada va a ser nuevo si no se apuesta por que la Banca crea en esto y en los emprendedores que han sido desahuciados en vida (menudo país donde millones de personas ya no cuentan para nada?), en la ilusión colectiva, en la magia de los individuos que quieren volver a nacer y crear futuro y en un mundo nuevo lleno de alma. Feliz domingo, hoy mejor que nunca.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine