23 de octubre de 2016

La alternativa a la reforma laboral francesa, otra más dura

Juppé propone más facilidades para el despido y menos impuestos

23.10.2016 | 21:13

La principal alternativa a la reforma laboral en Francia es una más agresiva. El actual alcalde de Burdeos, Alain Juppé, al que todos los sondeos sitúan como el próximo candidato de Los Republicanos al Elíseo, manifestó en un encuentro con medios europeos que planteará una reforma del marco laboral más dura que la del socialista François Hollande, que provocó un estallido de manifestaciones y huelgas. Fue una medida para luchar contra el desempleo (del 10%, la mitad que en España) que ministros socialistas reconocieron que estaba inspirada en la de Mariano Rajoy.

Juppé asegura que, a diferencia de Hollande, él hará campaña electoral con las cartas boca arriba. "¿Dijo él que haría una reforma laboral? No. De ahí que la opinión pública y los suyos digan: nos ha traicionado", declaró el que fue mano de derecha Jacques Chirac.

A pesar de que la redacción final de la ley laboral de Hollande quedó sustancialmente modificada tras la concertación con los sindicatos llamados "reformistas" algunos puntos han seguido movilizando a sus oponentes, sobre todo la primacía que da a los acuerdos dentro de la empresa en detrimento de los convenios sectoriales. Los sindicatos que se han opuesto en la calle a la ley consideran que esa medida supone un mecanismo de presión para rebajar las condiciones laborales. Además en ese nuevo marco las pequeñas empresas pueden alegar, para proceder a despidos, causas vinculadas al deterioro de su actividad como una caída "significativa" de sus encargos o de su facturación.

Juppé plantea ahora endurecer ese marco, pero diciéndoselo a la cara a los electores. De mano ya propone un contrato indefinido en el que figurará desde el comienzo las condiciones en caso de ruptura. "Si los franceses me eligen, habrán apoyado eso y ningún sindicato tendrá legitimidad para bloquearlo", aseguró. Junto a la nueva reforma laboral Juppé plantea una bajada de impuestos en 28.500 millones: 60% para las empresas y 40% para los particulares. El impuesto de sociedades en Francia es del 38% y lo que plantea es reducirlo de inmediato al 30% y, para las pequeñas y medianas empresas, al 24%. Casualmente es el tributo que el Gobierno en funciones de Rajoy acaba de modificar para recaudar 8.300 millones más.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine