19 de octubre de 2016

Elegir los juguetes

19.10.2016 | 03:09
Elegir los juguetes

Es común, por estas fechas, plantearse cuál será el juguete adecuado que queremos regalar a nuestro hijo, sobrino o al recién nacido de unos amigos, especialmente cuando descubrimos que muchos pequeños acaban disfrutando más con el envoltorio que con el propio obsequio en sí. En primer lugar, hemos de detenernos en algunas consideraciones para lograr que el espacio de juego del niño sea adecuado, como explica Clara, la mamá creadora de tierraenlasmanos.com. Es recomendable, por ejemplo, valorar si los padres suelen acompañar al joven en su tiempo de juego o, al menos, si están accesibles. Plantearnos si son ellos capaces de divertirse sin recurrir a la televisión o a su teléfono móvil. Tener en cuenta si el niño está sobre ocupado con demasiadas actividades extraescolares o, por el contrario, profundamente aburrido.
Tras este primer examen de la situación, nosotros proponemos elegir juguetes de madera por varios motivos. Para empezar, su peso es mayor, por lo que los niños tienen que sujetarlos con firmeza, estimulando la musculatura y motricidad de sus manos. Además, favorecen la imaginación, ya que están mucho menos trabajados que los de plástico, y no incorporan luces ni sonidos. Por eso tendrá que imaginar todas las funciones de ese juguete. Por otra parte, los juguetes de madera son más duraderos y económicos, por lo que reducen el consumismo, y le conectan con la naturaleza en el tacto y olor del material.
También es recomendable que el juguete tenga alguna relación con su destinatario, tanto con sus intereses como con la etapa evolutiva en la que se encuentra. Una tercera sugerencia es elegir juguetes no estructurados, es decir, materiales que no tengan ningún fin concreto (piedras, palos, cajas de cartón, etc.) De esta manera se desarrolla el «juego simbólico» evitándose el literal o imitativo, propio de artefactos bien definidos y que sólo pueden jugarse de un modo, como un puzle, un futbolín, o un videojuego. Para ello son perfectamente útiles los elementos de la naturaleza (conchas, piñas), o los materiales de reciclaje (tapones de botellas de agua, rollos de papel higiénico).
Por todo lo dicho anteriormente, los juguetes basados en construcciones con bloques son especialmente recomendables, así como cualquier tipo de actividades relacionadas con agua o naturaleza. Si es factible el acceso a un jardín, podremos construir un mundo increíble repleto de actividades lúdicas para el niño, como plantar flores aromáticas y mil posibilidades más. A la hora de elegir los juguetes, dejemos correr nuestra imaginación para estimular la suya.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine