15 de octubre de 2016
15.10.2016

¿Populismo?. No, gracias.

"Siguiendo con el populismo, para entenderlo es preciso partir de su íntima relación dialéctica con el caudillaje..."

17.10.2016 | 08:48

Siguiendo con el populismo, para entenderlo es preciso partir de su íntima relación dialéctica con el caudillaje. Populismo y caudillaje se complementan y realimentan, hasta llegar a ser, al final, la misma cosa. Pasemos revista a los populismos en el poder, y al frente siempre habrá un caudillo, llámese Putin, Erdogan o Chávez (hoy su momia). En USA el populismo de Trump va unido al proyecto caudillista de Trump. Es posible que la destrucción por el populismo de la llamada "clase política" tenga que ver con la destrucción de las clases medias, pero no querría llegar tan lejos. Dejemos las cosas en que el enemigo del populismo es la representación política, pero no para darle el poder a un pueblo en asamblea permanente, sino para dárselo a un caudillo. Así que dejémonos de bromas, basta mirar alrededor para concluir que el que predica el populismo está llamando al caudillaje.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine