Propuesta de reforma del Estatuto Valenciano

12.10.2016 | 01:10
Propuesta de reforma del Estatuto Valenciano

Casi desapercibido para el común. Hagámoslo presente. El pasado 4 de octubre tuvo lugar en el Congreso de los Diputados sesión plenaria para debatir (debate de totalidad) la propuesta de reforma de la disposición adicional primera de nuestro Estatuto de Autonomía. Estuvo presente una amplia delegación valenciana encabezada por el president de la Generalitat, señor Puig. Vinieron en defender esta propuesta nuestros diputados autonómicos Ferri Fayos (Compromís), Mata Gómez (socialista) y Bonig Trigueros (popular). Ya es reiterativa –casi cansina– esa propuesta de reforma estatutaria puesto que ha sido defendida en varias ocasiones anteriores: (1) en septiembre de 2015, (2) en abril de 2016 y, ahora, (3) en octubre de 2016.

Siempre ha estado ausente de este debate el presidente de Gobierno, señor Rajoy. Es simplemente un dato objetivo y que cada cual lo valore como libérrimamente considere. Esta propuesta, es verdad, deviene del año 2011, hallándose hibernada durante el gobierno conservador. Y es bien cierto que a raíz del cambio político en la Comunitat Valenciana –en mayo de 2015– es cuando se ha «reactivado» ese proceso de reforma. El objetivo es claro: se trata de acabar con la discriminación injustificada de los valencianos. Se pide, como es obvio, unas inversiones justas para nuestra Comunidad Autónoma en los Presupuestos Generales del Estado y que estos tengan que ver necesariamente con el peso poblacional de nuestro territorio.

La Comunidad Valenciana tiene un gran problema de infrafinanciación (casi letal) y de deuda. Después de 20 años de gobierno conservador en la Comunidad Valenciana la deuda a satisfacer por cada valenciano era, al principio, de 600 euros por habitante frente a los 9.000 euros que hoy se adeuda por cada ciudadano. La diferencia es sencillamente abracadabrante. Han desaparecido unas cajas de ahorros muy importantes de nuestro territorio por el mangoneo, la rapiña y la utilización política. El modo y la forma le conocen los ciudadanos. Que por favor, no se repitan hechos tan lamentables como los vividos. Que la política en la Comunitat se haga desde el respeto institucional, y que se pergeñe con vuelos no pedestres. Que se haga con altura.

Hemos querido sacar la barriguita con los grandes eventos, con los grandes proyectos, como si fuéramos riquísimos. Y hoy nos damos de bruces con una triste realidad, sonrojante, por otro lado. Todavía nuestros hijos se hallan en barracones cuando debieran de estar en centros docentes óptimos. El salario medio está muy por debajo de la media nacional. Es absolutamente necesario que se produzcan inversiones infraestructurales, que tengamos mejores comunicaciones con nuestra vecinos de Catalunya y otros. Es ahí donde está el ingente trabajo a desempeñar. Ese es el tajo. Esos son los deberes para llevar a casa y a desarrollar en todas las instituciones públicas.

Doy importancia a las palabras de la diputada Bonig, que entresaco del diario de sesiones del Congreso de los Diputados, del pasado 4-10-16: «Estamos hablando de una cuestión de justicia para con los valencianos, porque los valencianos no venimos aquí a llorar, los valencianos venimos aquí a pedir los mismos recursos que el resto de los españoles». Si estas palabras son sinceras, que no dudo que lo sean, el movimiento se habrá de demostrar andando, predicando con el ejemplo, con las acciones políticas cotidianas.

Ahora, tras festejar el 9 de Octubre, día del autogobierno, día de ensalzamiento de nuestras señas de identidad como pueblo, con una idiosincrasia especial, será momento de aunar esfuerzos para que vayamos de la mano para conseguir los recursos que en justicia corresponden y proveer a los servicios públicos esenciales. Estaremos atentos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine