Tribuna

Trabajo decente, ya

07.10.2016 | 04:10

Esta jornada tal y como la describe su nombre, es la reivindicación por un Trabajo Decente, cada vez más necesario en un mundo económicamente más globalizado pero paradójicamente alejado de resolver las negativas desigualdades y los riesgos sociales. Un mundo donde se sacrifica el factor trabajo, ya que se tiende a desregularizar y flexibilizar las relaciones laborales, sacrificando el bienestar de los trabajadores y trabajadoras en particular y de las personas en general, pero sin embargo en contraposición existe un aumento de ganancias empresariales.

Desde UGT, hemos rechazado, la imposición de las políticas neoliberales aplicadas para enfrentar la situación de crisis, ya que respaldan, que la solución del mercado de trabajo se establece a través de mayor flexibilización de las relaciones laborales que ha provocado altas tasas de desempleo, un abuso excesivo de la temporalidad, un aumento de la economía sumergida y al mismo tiempo una inseguridad incontrolada a la que no es ajeno ningún trabajador o trabajadora, lo que conlleva a que no exista un equilibrio en el reparto de las riquezas y que sea una gran parte de la sociedad la menos favorecida.

Debido a esta situación, desde la Unión General de Trabajadores, denunciamos este modelo que propicia: precarización del empleo, salarios ridículos y cada vez más a la baja, inestabilidad laboral, pérdida de derechos, aumento de la explotación en semiesclavitud y por ende deterioro de la calidad de vida. Estas son las consecuencias de un modelo que se empeña en aumentar el máximo beneficio a costa de rebajar y de despreciar el valor humano que somos el conjunto de trabajadores y trabajadoras.

Por ello, en esta jornada, exigimos, un trabajo decente, un trabajo digno, un trabajo que respete los derechos laborales y sociales del conjunto de las trabajadoras y trabajadores, un trabajo que respete nuestra salud, donde esté asegurado el principio de igualdad de trato y de oportunidades, un trabajo decente donde las empresas de cadenas de suministros, así como las empresas integrales, cumplan con los derechos establecidos en la negociación colectiva para el conjunto de aquellos trabajadores y trabajadoras que son subcontratados, un trabajo que no esté bajo el paraguas de una excesiva temporalidad y por el cual exigimos al Gobierno en funciones, que modifique el Estatuto de los Trabajadores, dando cumplimiento a las sentencias del tribunal superior de la UE que señala la discriminación y el abuso en la contratación temporal en la normativa del país.

Para que exista, este trabajo, es necesario de una vez, que se deroguen las reformas laborales, que se combata la desigualdad y la pobreza mediante prestaciones de ingresos mínimos que sea garante de la falta de ingresos para aquellas personas que no pueden acceder a un empleo, que se respeten los derechos colectivos y los derechos fundamentales en los que no pueden faltar los derechos sindicales, la necesidad de que se incrementen los salarios para tener capacidad de poder contribuir al crecimiento económico del país y un trabajo que ponga en valor la salud de sus trabajadoras y trabajadores, por ello, rechazamos los acuerdos trasatlánticos TTIP y CETA que se han venido negociando a escondidas y a hurtadillas, en el que, entre muchas otras razones, se encuentra el atentado a la salud y al medio ambiente, puesto que se pretenden relajar y sustituir el principio de precaución del uso de determinadas sustancias y productos que se aplica en Europa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine