Tú eres importante

14.09.2016 | 04:21

El sábado me sorprendía la noticia que de forma particular se estén interponiendo recursos contra el Plan de Organización Escolar que tenemos en marcha los centros que han apostado por el cambio. Todo ciudadano tiene derecho a recurrir y paralizar aquello que pueda ir en perjuicio de alguien. ¡Faltaría más! Pero lo que más pena me da, es que el objetivo fundamental de la plataforma a favor de la jornada partida, precursora de dichas actuaciones, es paralizar este proceso a cualquier precio.
A todos aquellos que están recurriendo, realmente les falta empatía, pues no se han planteado que existen familias que están esperando esta flexibilización de horarios. Este proceso finaliza el jueves, pero la plataforma apuesta por animar a recurrir, por crispar, por paralizar algo que en 13 de las 17 Comunidades Autónomas ya está funcionando. La plataforma está a favor de la jornada partida en base a unos férreos estudios, entonces, ¿todos los sistemas educativos occidentales, de países desarrollados, que año tras año nos barren en los informes PISA, están equivocados?
Hace unos días la representante afirmaba que «la continua» es un fracaso. Hablar de fracaso, es fácil, para hacer más parroquianos. En su disertación hablaba de estudios, pero lo que no hacía es ser veraz. Si el rendimiento es similar, el interpretador debe concluir que: la jornada escolar y el rendimiento no tienen correlación. Vamos, que independientemente de la jornada (partida o continua) el rendimiento no varía. De la misma forma, hablaba sobre conceptos médicos, pediátricos y neurológicos, pero, lo hace sin ahondar en la realidad educativa que vivimos los maestros, monitores de comedor y todos los servicios que rodean a la escuela. El otro día la escuchaba citar a un neurólogo, del montón que ella conocía. Esto en mi pueblo se llama hablar sin propiedad, y, se ponía por bandera los procesos psicológicos básicos de atención y memoria; ¿De verdad los padres creen que el maestro no los tiene en cuenta? Hace ver que los docentes todavía son esos doctos, que instruían desde el púlpito llenando de conocimiento. No puedo dejar de imaginarme al alumno y yo abrumándolo a conocimiento, contenido, contenido, contenido? en fin. En la jornada escolar hay tiempo para todo, para jugar, reír, llorar, respirar y sobretodo aprehender. Actualmente, el maestro invita al alumno a hacerse preguntas, le da tiempo de juego para afianzar sus aprendizajes, pero parece ser que estos procesos, son un desconocido para el maestro. Creo que se le olvida que fuimos a estudiar a la universidad y tuvimos que pasar un concurso-oposición. El médico siempre es respetado, con todos mis respetos al gremio, pero el maestro juzgado.
Nuestros hijos pasan muchas horas en los centros educativos, no nos engañemos, la escuela enseña, educa, en ella se come, y si tienes la gran suerte de ser alumno de infantil de 3 años duermes la siesta. Digo suerte, porque muchos alumnos de infantil cuando vuelven del comedor se quedan durmiendo. No sé qué pensará la representante de la plataforma, pero la maestra de infantil lo tiene claro, lo primero son sus necesidades fisiológicas. No intentemos disfrazarlo, necesitamos más tiempo de escuela y actividades para continuar con nuestra jornada laboral. Es mejor seguir con la jornada partida, para continuar en nuestra zona de confort. Lo complicado es ¿renegocio mi horario laboral? ¿Cómo lo puedo hacer? ¿Qué quiero para mi hijo o hija?
Las afirmaciones de la representante no tienen desperdicio. Ahora resulta que los niños tienen que socializarse en la hora del comedor. La escuela en sí misma, ya cubre la función socializadora del niño, el niño no está pegado a otro, el niño interactúa. Lo siento pero no, los niños se socializan desde primera hora de la mañana, desde que salen de casa y tienen que saludar a la vecina, cuando van al súper o al parque. ¿Los centros que no tienen comedor no están cubriendo esta función? ¿El padre que se lleva a comer a su hijo a casa es antisocial y está privando al niño de esta función? La educación del niño, al igual que la socialización del mismo es responsabilidad de la familia y, como dice Marina, de la manada, de la tribu entera.
Física, recordemos los preceptos de la energía, la energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma. No entiendo este derroche de energía en paralizar algo, lo útil sería seguir transformando. Como madre, yo exigiría que se cubrieran las bajas desde el minuto cero, que se dotara a los centros de más profesorado, actualmente, se cubren las especialidades de Pedagogía Terapéutica y Audición y Lenguaje en función de necesidades y no como un estilo preventivo. En nuestro centro se suprimió Francés y creo que no fueron a poner un recurso, que las ratios disminuyeran... yo canalizaría mi energía en esto y no en el tipo de jornada. Lo esencial radica en otro lugar. En los centros franceses los alumnos de infantil cuentan con una maestra tutora y una de apoyo, la diferencia es que la profesora de apoyo esta toda la jornada en la misma aula, no se comparte.
Tú eres importante. Los días que han de venir puede que sean confusos, por eso, debemos recordar a Platón. No nos dejemos llevar por el caballo de raza y carácter. Es el momento de ser nobles y humildes.
Tú eres importante, como padre, madre o tutor, debes venir a votar al colegio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine