El sur también existe

23.08.2016 | 03:28
El sur también existe

Pues si, pariente, el sur también existe o, por lo menos, debería existir. Pero, claro, el que exista depende, sobre todo, de los hombres, porque si la dependencia fuese divina, aquí, en el sur, se estaría mejor. Por eso, me he propuesto, en la medida de lo posible, echar una mano, ya que creo que ¡esta comarca tiene arreglo y futuro!, siempre que no sea demasiado tarde y se actúe prontamente, ¡si los hombres quieren, por supuesto!, aunque en algunos aspectos, estamos más «atrasaos» que los indígenas bolivianos, pese a que Evo Morales les ha salido más listo que «las ratas 'colorás"», por eso fue elegido presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, en 2005.

Joan Manuel Serrat, en una de sus canciones, se encargó de recordarnos que «el sur también existe» y eso es lo que tengo que decirle a uno de mis amigos, Diego Maciá Antón, exsecretario general del PSOE de Elche, exalcalde ilicitano, exdiputado autonómico y provincial y profesor de Psicología en la UMH, además de excompañero mío en el Colegio Salesiano de San Rafael en la ciudad de la Dama, el Misterio y las palmeras. Dieguito, que nunca dejó la vida pública, acaba de ser nombrado director general de Industria y Energía, por parte de Quino Puig. Le preguntaré por la familia y si sigue yendo a Santa Pola a pasar la canícula estival. Pero, sobre todo, le recordaré que «el sur también existe».

Diego, a quien le gusta estar informado y tenerlo todo controlado para que no le saquen los colores, sabe que la Vega Baja está dejada de la mano de Dios y que si hay una comarca valenciana –aunque no se hable valenciano– que necesita ayudas para ponerse al nivel de otras, para lo que necesita inversiones que ayuden a crear puestos de trabajo y, consecuentemente, riqueza, es esta, la más sureña de la comunidad autónoma. ¡Diego, me ofrezco a acompañarte, en una especie de visita guiada, para que conozcas mejor, y de primera mano, cómo está la cosa en esta tierra, aunque otro «amiguete», Paco Escudero, oriolano de nacimiento e hijo de un exalcalde de tu mismo partido, Vicente Escudero, y hermano de un excandidato socialista a la alcaldía, José Vicente Escudero, también puede acompañarte. ¿Te acuerdas cuando, invitados por el Ayuntamiento de Elche, Paco y yo fuimos a París para informar, desde la UNESCO, sobre la declaración del palmeral ilicitano como Patrimonio de la Humanidad?. Dos oriolanos, Paco y yo, ayudamos a conseguirlo, por lo que entendemos que ha llegado el momento de que nos ayudes tú a salir de donde nos encontramos, casi en una situación tercermundista, en cuanto a industria. Iván Aranda, tu exjefe de Prensa en la Alcaldía ilicitana e igualmente oriolano de nacimiento, también te puede decir cómo estamos en el pueblo del poeta cabrero, Miguel Hernández, de quien, bajo tu mandato en el palacete de la Plaça de Baix, se llegó a un acuerdo para «custodiar» su legado.

Pero la cosa no para aquí, porque otro «amiguete», Narcís Vázquez, ilicitano de residencia, puesto que nació en Manises, ha sido nombrado secretario autonómico de Sanidad, a propuesta de Compromis, concretamente de la que dicen que manda en el Consell, Mónica Oltra. Militó en el PCE, formación con la que se presentó a las elecciones municipales de 1979; fue candidato de EUPV a las Cortes Valencianas en 1987 y al Congreso de los Diputados en 1989 y 1993, saliendo elegido por Alicante. En 1996 se integró en Nueva Izquierda. Es especialista en Medicina Interna y, desde 1977, trabajó en el Hospital General de Elche, donde fue jefe de Medicina Digestiva, hasta que cambió la bata blanca por la política. Bueno, pues Narcís sabe perfectamente de las necesidades sanitarias de la Vega Baja, con un hospital muy necesitado, el de San Bartolomé, y muchas carencias en cuanto a centros de salud, sin ir más lejos el de El Rabaloche, del que, después de que Quino Puig anunciase su construcción, nunca más se supo. Pero vamos, que si también necesita, como Diego Maciá, una visita guiada, me ofrezco a acompañarle.

Lo que pasa es que me jodería mucho que la Vega Baja, en general, y Orihuela, en particular, consiguiera los mismos resultados positivos –¡ninguno!- que ha tenido con otro «vegabajero» de pro, Manolo Aldeguer, de Guardamar, que tiene responsabilidad de gobierno en Valencia y la tuvo, en materia de agua, en Murcia, por aquello de que el río Segura desemboca en su pueblo.

Los tres, Diego, Narcís y Manolo saben de las necesidades de la comarca, pero también saben que soy una mosca cojonera que no dudará en sacarles los colores. A Diego le podría recordar que, bajo su Alcaldía, dijo que el equipo de fútbol de su pueblo siempre sería de los ilicitanos –uno de sus mejores amigos es Manolo Martínez Pomares, hijo de Martínez Valero– y, sin embargo, parece que va a terminar en manos de un fondo de inversión Qatarí, con lo que los «elcheros» van a perder una de sus principales señas de identidad, ese equipo que en dos años ascendió de Tercera a Primera División, como canta Pepe Marcos. Lo dicho, Diego, Narcís, Manolo, ¡el sur también existe y os lo recordaré!.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine