Artículos de broma

La política del tampoco

23.08.2016 | 03:28
La política del tampoco

lgo avanza dentro del estancamiento político español porque se ha pasado de la política del no a la del tampoco. El PSOE no apoyará la investidura de Mariano Rajoy y, si éste logra formar Gobierno, tampoco apoyará el presupuesto que elabore como presidente. Se asombra el líder del PP de que Pedro Sánchez no apoye un presupuesto que todavía no conoce pero es un asombro fingido. Para ser investido, Rajoy no ha ofrecido nada que no sea que le traguen, porque es el que más votos ha obtenido. ¿Por qué iba a cambiar su política en los presupuestos cuando es la que más votos ha obtenido? Ciudadanos le pide al PSOE un sí con la nariz tapada, un sí sinusítico, pero los socialistas ahondan en el no y alcanzan la política del tampoco. Sánchez dice que su no es un sí, lo que suena a retórica. Cuando añade que es un «sí a la regeneración», su sí es un re y su retórica suena a música.

Un no es un no y otro no es un tampoco. Hay más noes en Sánchez. Hay un no a acabar en unas terceras elecciones y hay un no tácito a una alternativa en la que Pedro Sánchez fuera el presidente con apoyo de Podemos y de los independentistas. Al final son tantos noes que ya no se puede decir tajantemente eso de ¿qué parte de tampoco no entiende?

De la política del tampoco a lo que le encuentro cada vez menos inconvenientes es al no a las nuevas elecciones el 25 de diciembre, que tanto parece condicionar el cambio al sí de todos los demás noes. Elecciones 25-D, fun, fun, fun. Carteles electorales y luces de navidad, himnos y villancicos, belenes y mítines, declaraciones y polvorones, promesas electorales y rebajas comerciales, desayuno político, comida de empresa, cena de Navidad, Mariano, Pedro, Pablo, Albert, Jesús, María y José. Eso es bueno para el comercio, hombre. Los que no vieron pasar el cometa Halley en 1986 tendrán algo que contar de aquí a 2062.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine