Inaugurando...

07.08.2016 | 04:35
Inaugurando...

El verano siempre es época de inauguraciones, fiestas y demás saraos que justifican, un poco, que el calor hace vibrar cuerpos, sentidos y todo lo que se mueve alrededor de un buen tiempo de playa, amigos y más amigos? Todo siempre alrededor de piscina, club náutico, hotel de lujo, restaurante o lo que se precie como tal, y sobre todo el manido y típico ya Beach Club. Ahí empieza la cuestión, en el Beach Club de turno, donde solemos empezar a la hora de comer, y ni se sabe a qué hora solemos terminar, si es que terminamos? Claro. Se suceden en el Face fotos de copas, sangrías, Martini, vinazo, playita, barquito y mucha carne de lujo tostada al solete, y a veces más bien quemada... O tipo cangrejito, que se llama. Pues bien, esta semana en estas tierras bañadas por el mar Mediterráneo de Levante, entre abetos, olor a arrocito del bueno y unas gambas que quitan el hipo a cualquiera, ya hemos rematado la mitad del verano con las tres mejores fiestas que por ahora he pisado, y mira que piso. La primera, la inauguración del tan esperado Alma Beach Club, (con el alma de la familia Pedrera y el corazón de Toni Pérez), uno de los sitios más maravillosos de la costa, al borde del mar, en la Playa de la Mata, de esos sitios que bien podría estar en la mejor playa de Ibiza o Córcega, y que tenemos aquí, bien cerquita. Chilout, copas, restaurante y en el ático terraza un japonés fantástico llevado por José María Rodríguez Galant a cuyo frente está un gran profesional y amigo, Alex Nuñez, con él da gusto ir por allí. Esto fue miércoles, pero viernes nos perdimos por el Festival Transformarte, donde el arte del transformismo hizo de las suyas en un marco incomparable, con personajes increíbles que me hicieron reír, llorar, emocionarme y además sensibilizarme todavía más con una causa que, desde muy joven, llevo defendiendo en la sangre, la del colectivo LGTB y las diferencias de enfoque de la sociedad, y en ello se incluye el arte del transformismo, una suerte de cultura que hace que muchso y muchas hayamos disfrutado con una forma de vida que me recuerda a Priscilla Reina del Desierto con alas azules y guiños de humor geniales de las antaño también llamadas Drags Queens. Y de ahí, a la fiesta del verano en tierras ya valencianas pero con mucho alicantino de protagonista y una gran sorpresa. La fiesta de un empresario, Alfredo Llinares, joven propietario y emprendedor de una concesión de coches de lujo e importador de verdaderas joyas de la automoción más vip por encargo y que, para sorpresa de toda la Comunidad Valenciana y de España, pudo contar por primera vez en nuestro país con la presencia única del SPANO GTA, deportivo de lujazo máximo que cuesta como una casa en el centro de la capital del Turia y que se fabrica cerquita de ella para todo el mundo. Domingo Ochoa, su ideólogo y propietario, es el alma de las ganas de construir un proyecto que no dejará jamás a nadie con la boca sin abrir en cada aparición. En esta ocasión, el último prototipo, que protagoniza peli en Hollywood, nos dejó a todos impresionados. Y con esta, ya van tres de casi fin de semana. Para que luego digan que no hay cositas que hacer por estas tierras. Será porque no se quiere saber? Feliz domingo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine