La fiesta más «íntima»

14.07.2016 | 03:58

Uno de los grandes acontecimientos en la vida social de un municipio son sus fiestas patronales. Esas fechas marcadas en los calendarios de todos sus vecinos y visitantes ofrecen no solo una imagen de lo que un municipio es y siente, sino que además se convierten en un escaparate y una oportunidad de comercio y gastronomía sin igual debido a la masiva afluencia de gente.


En nuestra localidad tenemos dos fiestas patronales, a cual más conocida. La primera, por fecha, el 16 de julio, las fiestas en honor a la Virgen del Carmen, patrona de los marineros. A continuación, del 12 al 15 de octubre las fiestas de Moros i Cristians, en honor a la Mare de Deu dels Desamparats, patrona del municipio.


Dentro de poco, el día 14, empiezan unas de esas fiestas patronales de nuestro municipio: las fiestas en honor a la Virgen del Carmen. Y al principio, el mismo día 14, a las 21.30 horas, como anuncia el programa de actos, el encendido de la iluminación artística. Nada nuevo. Como todos los años. Bueno «casi» como todos los años, porque ayer nos enteramos de una «gran novedad» como es la de que por primera vez no va a haber iluminación artística. ¿Dónde me he perdido? La fiesta es «música», «pólvora», «luces», «gente» y, de eso, en esta ocasión no va a haber luces. Las únicas que habrá serán las del alumbrado público y las de la Mare de Déu procesionando por las calles. ¿No se ha tenido previsión? ¿No se ha querido? ¿No se ha podido? ¿No se ha sabido? Tal vez este equipo de desgobierno, con su alcalde ¿a la cabeza? y el concejal de Fiestas ¿desaparecido? piensen que los campelleros y sus visitantes nos merecemos unas fiestas más «íntimas», más «oscuras», más «góticas», no sé, me quedo sin calificativos. No es mi opinión.


Para mí la fiesta es luz, animación, diversión, alegría, ese sentir de la fiesta por la que tanta gente y durante tanto tiempo hemos luchado, nos hemos esforzado y hemos trabajado. Algo que consideramos básico en nuestro «sentir» como pueblo. Esta es una de las principales formas de «hacer pueblo» y no con hastags repetitivos que ocultan otras políticas. Con hechos y no con posturas.


Sinceramente espero y deseo que estas fiestas de la Mare de Déu del Carmen no se recuerden por ser las fiestas más «lúgubres».


Y aun quedan tres años más... al tiempo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine