02 de julio de 2016
02.07.2016
Tribuna

Fuera de foco (ma non troppo)

02.07.2016 | 04:41
Fuera de foco (ma non troppo)

La Universidad Permanente es un ejemplo de universidad para mayores, reconocida nacional e internacionalmente, que solo se consigue gracias al esfuerzo, el tesón, a la constancia de tantos años de dedicación de su directora Concha Bru

Hace unos días asistíamos al acto de clausura del curso académico de la Universidad Permanente y como alumna de la UPUA me motiva escribir estas líneas ante la escasa repercusión que tuvo dicho acto en los medios de comunicación.

He comentado alguna vez que el curso pasado me incorporé a un grupo de investigadores que forman parte del Observatorio de Mayores y Medios de Comunicación, MAYMECO. Este grupo lleva varios años investigando la presencia de la gente mayor en prensa escrita, radio, publicidad, televisión? Me encantó esta iniciativa desde el primer día; pero no me agradó nada descubrir la poca visibilidad de la gente mayor en dichos medios.

Coordinadores de MAYMECO y alumnado analizamos temas relacionados con los mayores, por su interés, por su actualidad. Hemos abordado, el maltrato a las personas mayores, según un estudio del doctor Francisco Gómez Alonso, médico geriatra. Este tema sí ha tenido repercusión en este medio. Fue portada de este diario del miércoles 15 de junio, con motivo del día mundial de toma de conciencia del abuso y maltrato a las personas mayores. Dedicamos varias clases a este tema que culminó con varios programas de radio.

Estudiar el papel de la publicidad en las personas mayores es otro de los temas que nos ocupan y preocupan.

También, hemos entrevistado a personas de reconocido prestigio. En concreto este curso, a José María Perea que nos dio una lección de conocimiento y de estima por Alicante; y a Pilar Altamira, nieta del alicantino universal: jurista, humanista, ensayista, profesor, Rafael Altamira, que con motivo del sesquicentenario del nacimiento de su abuelo ha querido, una vez más, que su figura no cayera en el olvido.

Han participado en este homenaje el Ayuntamiento de la ciudad, donde nació; el de El Campello, donde vivió; el Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil Albert (Diputación), la Universidad y el Instituto Jorge Juan, al cual, como antiguo alumno donó parte de su legado.

La ciudad de Alicante tiene el privilegio de tener una magnífica Universidad que nos ofrece la ocasión de coincidir jóvenes y no tan jóvenes. Los mayores tenemos, además, la oportunidad de seguir formándonos, mantenernos activos, relacionarnos y poder tener un envejecimiento, ¿por qué no decirlo?, «ilustrado». Sin agobios ni la presión de exámenes.

La Universidad Permanente es un ejemplo de universidad para mayores, reconocida nacional e internacionalmente, que solo se consigue gracias al esfuerzo, el tesón, a la constancia de tantos años de dedicación de su directora Concha Bru, conocedora de la gran riqueza humana del alumnado y de su experiencia en tantos ámbitos.

Y, además, es un empeño de su directora colaborar con diferentes instituciones. Dar a conocer y aprovechar esa experiencia, pero ante todo, que los mayores nos sintamos útiles. Ejemplo de ello es la participación de la UPUA en un programa europeo de Formación entre Iguales para un Envejecimiento Activo que se llama Peer to Peer Support Fostering Active Ageing.

El curso anterior un grupo de alumnos y alumnas, de una cierta edad, hicimos un curso de formación que dieron varios profesores que colaboran con la UPUA. Se trataba de unos módulos, unas actividades educativas de formación entre iguales sobre: envejecimiento activo saludable, uso de las tecnologías, voluntariado?

Este curso, Universidad y Ayuntamiento han contribuido para que estos talleres sobre envejecimiento activo, dirigido a las personas mayores e impartido por el alumnado de la UPUA, se realizaran en el Centro de Recursos del Ayuntamiento de la ciudad que ha sido el lugar de reunión y de formación, en el que hemos pasado unos muy buenos momentos.

La Universidad Permanente ofrece una variada oportunidad de formación para las personas mayores. El único requisito que se requiere: la edad. Cada curso, un buen número de su alumnado recibe el diploma Senior que es, sobre todo, una satisfacción personal y sin duda, un esfuerzo a lo largo de unos años para obtenerlo.

Además, es un magnífico lugar de encuentro intergeneracional. Gran parte de las actividades que se llevan a cabo en la ciudad pasan por su sede.

A modo de memoria final de curso, me gusta resaltar lo que vale la pena. La ciudad de Alicante merece conocer todo lo bueno que en ella acontece.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine