01 de julio de 2016
01.07.2016
Correo urgente

Gerard Butler y el hombre de acción

01.07.2016 | 04:26
Gerard Butler y el hombre de acción

Me proponen la última película de Gerard Butler y atiendo, con expresión resignada, a que su título es Dioses de Egipto y a que en ella el actor escocés interpreta a un despiadado dios de la Oscuridad, en una historia ambientada en aquel antiguo imperio que narra una épica aventura de dioses y de héroes, y de batallas, valentía, alianzas y sacrificio.

Y recuerdo a Gerard Butler en su interpretación del rey Leónidas en la película de guerra y de fantasía de Zack Snyder titulada 300 y también evoco con paciencia haber acudido, hace bien poco, al estreno de otra película del actor escocés titulada Objetivo Londres, en la que interpretaba al invencible jefe del servicio secreto del presidente de los Estados Unidos enfrentándose con suficiencia a un grupo terrorista que pretendía poner en práctica un complot para matar en Londres a los líderes más poderosos del mundo.

Intentando motivarme leo una entrevista a ese señor que parece tan fuerte, valeroso y encantado de haberse conocido y que responde con una cierta humildad al periodista aclarándole que triunfó como abogado cuando era más joven y que debe reconocer que en los deportes, o con las mujeres, o en el trabajo siempre ha triunfado, y que además está acostumbrado al éxito y que le encanta la acción y entonces cierro los ojos y suspiro y me digo que, bueno, me gusta esta última frase pues considero muy sano no postergar lo que tenemos que hacer, enfocando la atención en el resultado, trabajando en la toma de decisiones, y actuando y pasando a la acción, con la idea de que si algo te preocupa o te inquieta, enfréntalo y hazlo.

Y sigo leyendo que han sido lamentables las recaudaciones de la película y que hay coincidencia casi generalizada en las criticas peyorativas al filme y hasta tengo un cierto sentimiento de solidaridad ante tanta censura y de curiosidad por ver en la pantalla esos carros en el desierto propulsados por escarabajos con alas, y esas cobras gigantes que escupen fuego, cuando unos amigos proponen un paseo por la playa y un baño y una cena y copas en algún chiringuito, de modo que espero ansiosa y al final oigo que, sabes, parece que quizá esto estaría mejor, de manera que, con una sonrisa, veo que dejamos el cine y que hoy nos vamos a andar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine