Correo urgente

La homofobia inducida

30.06.2016 | 04:30
La homofobia inducida

¿Donde se fabrica la homofobia? Antes de que nazca la bebé o el bebé la fábrica ya está en pleno funcionamiento: rosa si es nena, azul si es nene y por supuesto no se considera para nada que el sexo biológico puede no coincidir con el rol de acuerdo a las costumbres y menos aún que la tendencia sexual puede no coincidir. Hay niños, niñas, que a los tres años rechazan su rol y manifiestan que desean el otro, pero este deseo se le suele considerar una desviación y se intentará, generalmente, que se conforme con lo que dice el Registro Civil. Si se nació nena se tendrá que ser nena, mujer, toda la vida. Igual sucede con los varones. Y resulta preocupante que la nena rechace muñecas y que el nene no quiera jugar al fútbol. Esto ha sido así durante siglos, desde antes que hubiera muñecas y pelotas, y solo desde hace unos años, este tabú, está siendo cuestionado. Se comenzó admitir que sexo, rol y tendencia no tienen por qué coincidir. Este tabú a través de la historia significó, y aún sucede, muchos conflictos, sufrimientos y no pocos suicidios.

Es habitual que la homofobia se hace presente a través de la violencia. Sacude a la opinión pública con masacres como la sucedida en Orlando, pero mini masacres son cosas de todos los días, en países en donde están vigentes los derechos humanos fundamentales (no todos) y en otros, en donde los homosexuales son ejecutados; es ilegal en muchos países y se refleja en códigos penales. Irán, Arabia Saudita, el denominado Estado Islámico. En otros países los activistas contra la homofobia son asesinados y las autoridades miran para otro lado.

Hay que hacerle un ERE a la primera fábrica, en el seno de la familia, hay que educar en que cada humano que nace es portador, así es la especie, de muchas posibilidades, opciones, y observar sin prejuicios quién es, no imponer conductas, cada humano es único, irrepetible, manifiesta la riqueza de unos seres que dio el primer paso hace unos... dos mil millones de años, cuando apareció la vida. Esa herencia está presente, por eso, por ejemplo, el feto tiene branquias. La especie nada olvida.

La homofobia, como el machismo, gozan de buena salud. En el Ayuntamiento de Soller (Mallorca) se convocó un pleno en respuesta a la homofobia y el alcalde, que es del Partido Popular, no le pareció nada más oportuno que proponer institucionalizar el «día del Machote» y el «día de las Señoritas de Toda la Vida». Ante las críticas y la estupefacción, se disculpó, por si alguien se hubiera sentido ofendido...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine