El hombre deseado

14.06.2016 | 04:55

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, cuida con esmero su imagen personal: desde aquella primera irrupción desnudo en la carrera electoral catalana, se ha convertido en el yerno que toda buena madre desearía tener. Aunque trasladado a la arena política del 26J sigue siendo el hombre más deseado, pero no como yerno, sino como cónyuge o, a ser posible, como amante desplumado... porque todos los participantes en esta cama redonda a cuatro aspiran a quedarse con todos o parte de los votos que el buen chico se quedó en diciembre. Y ése es precisamente su problema más acuciante. Después del frustrado pacto con el PSOE, Ciudadanos necesita redibujar su perfil ante el riesgo de una pérdida de votos hacia el PP de todos aquellos desencantados por su alianza con el enemigo y de aquellos que no le ven ya como una inyección de savia nueva en el tejido político español. Y si la imagen de diálogo y mediación desplegada hasta el momento no termina de rendir todos los réditos deseados, presumiblemente se verá obligado a endurecer su discurso; la cuestión es contra quién: contra Podemos y contra el PP ya lo ha practicado y ya solo le queda el PSOE, su amante frustrado...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine