03 de abril de 2016
03.04.2016

La rápida ejecución del tercer carril es vital para la Comunidad Valenciana

03.04.2016 | 04:41
La rápida ejecución del tercer carril es vital para la Comunidad Valenciana

El pasado diecisiete de marzo la ministra de Fomento, Ana Pastor, reconoció en Alicante el manifiesto retraso que acumula una obra, la implantación del tercer carril, que tendría que haberse finalizado el pasado año. De sus declaraciones se desprende que habrá que esperar al primer semestre de 2017 para que las mercancías valencianas puedan acceder al mercado europeo por ferrocarril en ancho europeo. Es una mala noticia y un desaire más a la razón y a los valencianos. Pero esta obra es irrenunciable, ya que del pronto acceso ferroviario en ancho europeo depende el futuro de sectores importante de nuestra economía, así como de los que de ellos viven.


La apuesta por el tercer carril no es una cuestión de elección, sino de necesidad. Sólo mediante esta alternativa es posible superar en el corto plazo el cuello de botella que actualmente estrangula la conexión ferroviaria del Arco Mediterráneo, el principal espacio exportador de España, con Europa, su mercado natural. En una época en que el acceso de las mercancías a Europa en otros medios de transporte es cada vez más costosa y gravosa y con alto riesgo de colapso, este déficit de conectividad ferroviaria compromete seriamente nuestra posición competitiva y el futuro de nuestros sectores exportadores.


Bien entendido que el tercer carril es una opción provisional, no definitiva, pero fundamental en el corto y medio plazo. La solución definitiva, y la gran apuesta de España y la Comunidad Valenciana, es el pleno desarrollo del Corredor Mediterráneo, con separación del tráfico de mercancías y pasajeros. Pero mientras esta opción, incluida en la red básica de infraestructuras ferroviarias europea, y que cuenta con recursos de Fondos Europeos para su ejecución, supone un gran proyecto que no estará finalizado hasta dentro de unos diez años, el tercer carril tiene todas las condiciones para estar en pleno funcionamiento en poco más de un año. En primer lugar, existe la provisión presupuestaria necesaria para su plena ejecución. En segundo término, la práctica totalidad del trayecto está licitado o en proceso de serlo, como ocurre con las instalaciones de seguridad del tramo Vandellós-Castellón, que se licitará en abril de este año, para comenzar las obras en verano. Por último, el plazo previsto de finalización de las obras hasta Castellón y Valencia no va más allá del primer semestre de 2017. Y lo razonable es que en el primer semestre del 2018 se llegue a Alicante. En suma, técnicamente no hay ninguna razón para que en un año los productos valencianos de exportación, tanto agrícolas como industriales y de automoción, puedan acceder al centro, norte y este de Europa en ferrocarril y ancho europeo. Lo que es necesario es la voluntad y capacidad políticas que hagan realidad lo que técnicamente es factible.


La Comunidad Valenciana y España cuentan con la ventaja de la localización geográfica en un eje estratégico de comunicaciones, como es el que une Europa y el sudeste asiático, por donde discurre el mayor flujo de mercancías del mundo. Pero esto, que constituye una gran oportunidad para impulsar el desarrollo de la Comunidad Valenciana y España, no cuenta con el instrumento que puede ponerle en valor: buenas comunicaciones ferroviarias con Europa en ancho europeo para el tráfico de mercancías. Lo preocupante, además, es que esta misma carencia constituye una gran amenaza para la competitividad de nuestros productos en Europa debido a:


La congestión del tráfico por carretera.


El mayor coste y la menor seguridad del servicio, especialmente en invierno, del transporte tradicional.


La amenaza que hoy pende sobre el Acuerdo Schengen, con riesgo de retorno de las fronteras intracomunitarias, que añadiría nuevos problemas al tráfico por carretera.


En ausencia de una pronta solución al problema de conectividad ferroviaria, que sólo el tercer carril podría resolver, nos enfrentamos a una pérdida de competitividad y mercados en sectores tan importantes como el agrícola o el de automoción, entre otros, muy dependientes de la demanda europea. Sólo con que este problema redujese las ventas del sector agrícola entre un diez y un veinte por ciento, el desastre económico de un sector tan emblemático en nuestra Comunidad estaría asegurado, con la consiguiente ruina de los productores agrícolas y la destrucción de empleo del sector comercial y servicios conexos. Sin olvidar el impacto ecológico y paisajístico que esto tendría para una sociedad tan dependiente del turismo. Paralelamente, el sector de la automoción y sectores conexos encontrarán en este estrangulante un serio problema para mantener su actividad en nuestra región, como ya ha hecho constar la dirección de Ford.


Los valencianos nos jugamos demasiado con la implantación del ancho europeo para el tráfico de mercancías para mantenernos en situación de espera. La necesidad de mejorar nuestra conectividad ferroviaria es inmediata. Nuestro objetivo último es el pleno desarrollo del Corredor Mediterráneo, dado el impacto de esta infraestructura en el desarrollo futuro de la Comunidad Valenciana y España. Pero los problemas de competitividad que acechan a actividades importantes de nuestro actual sistema productivo requieren de una pronta solución al déficit de conectividad ferroviaria, y esta no es otra que la rápida implantación del tercer carril. Persigamos los dos objetivos, uno a conseguir de forma inmediata y el otro a más largo plazo. No son excluyentes, son complementarios. Pero para conseguir respuesta en tiempo y forma del gobierno de España a esta necesidad, consolidemos una gran coalición de las fuerzas políticas y sociales valencianas, y extendámosla al resto de territorios afectados por esta misma carencia, con objeto de generar la suficiente fuerza de convicción.


Por respeto a la Comunidad Valenciana y a sus habitantes, esperemos que el próximo Ministro o Ministra de Fomento, cuando ponga un pie en nuestra tierra lo haga para anunciar la fecha exacta en la que el tercer carril será una realidad, como paso previo para la ejecución y puesta en marcha del gran corredor. Estamos hartos de falsas promesas y excusas. A nuestra Comunidad hay que venir con los deberes hechos y no a hacer campaña.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine