30 de marzo de 2016
30.03.2016
Impresiones

Europa desorientada

30.03.2016 | 04:56
Europa desorientada

Los atentados en Bruselas, otros más en suelo europeo, demuestran la vulnerabilidad de una Europa desorientada en tantas y tantas cosas, al extremo de poner en grave riesgo su futuro como UE (las fuerzas centrífugas y el euroescepticismo son cada vez más sólidas), como adalid de desarrollo y bienestar (la crisis económica y la desigualdad social hacen estragos en su población) y como ejemplo de libertad y democracia (la inseguridad in crescendo pone en riesgo una convivencia en paz y libertad). Una Europa, pues, desorientada, incapaz de afrontar los retos que tiene planteados, como, entre otros, además de su sostenibilidad económica, el problema de los refugiados y la inmigración, el de su ampliación hacia el este y su consolidación interna, o, muy especialmente, el de la amenaza yihadista cada vez más alarmante. Y buena parte de ello obedece a su incapacidad para profundizar, por culpa de intereses locales, en la creación de un verdadero Estado Federal europeo con todas sus consecuencias, pues es imposible hilvanar respuestas sin un parlamento que legisle de forma vinculante e inmediata, sin una justicia que juzgue con normalidad los presuntos delitos cometidos por ciudadanos e instituciones, y sin un gobierno que gobierne y ejecute, como cualquier gobierno nacional, las políticas que, erradas o no, se diseñen según los procedimientos democráticos habituales establecidos. Con veintiocho parlamentos y otros tantos tribunales superiores de Justicia y gobiernos nacionales (además de los parlamentos, tribunales y gobiernos en ámbitos territoriales menores) con plenas competencias e independencia para desarrollar sus políticas, apenas sujetas a ciertas orientaciones de armonización diseñadas por las instituciones europeas, es casi imposible afrontar con éxito y eficacia los retos y amenazas citadas. Y menos aún, como se está poniendo de manifiesto, las relacionadas con el terrorismo, cuyo impacto inmediato y catastrófico, provoca desgarros irreversibles, requiriendo políticas y medidas preventivas que hacen aguas por todas partes.


Los atentados en Bruselas, todavía más que los de París, demuestran las carencias en la UE de políticas preventivas antiterroristas, que requieren urgentemente reformas en todos los ámbitos (legislativo, presupuestario, estructural-institucional?) y la asunción de responsabilidades, incluso penales, a los organismos encargados de la seguridad. No basta con que Juncker, el presidente de la Comisión, culpe ahora a los gobiernos de pasividad ante el terrorismo, y les responsabilice de no aplicar las propuestas antiyihadistas del Ejecutivo comunitario; no basta con pedir más colaboración de los servicios de inteligencia, ni con reuniones de los ministros de Interior después de cada atentado? Las víctimas, sus familiares y los ciudadanos que quieren vivir en paz y libertad, exigen tener unas mínimas garantías de seguridad, que ahora no tienen, frente a la barbarie y la amenaza terrorista constante. Si hay que cambiar la ley, democráticamente, cámbiese; si hay que endurecerla, endurézcase y, si hay que hacer cumplirla, sí o sí, hágase. Lo inaceptable es que los asesinos terroristas anduviesen a sus anchas, gozando de plena libertad, cuando eran criminales conocidos y fichados por la policía que habían estado encarcelados por robo y disparos a un policía, aunque no cumplieron íntegra la pena; cuando alguno había sido deportado por Turquía, que advirtió de su peligrosidad y sus vínculos yihadistas, aunque la justicia belga no vio peligro y no lo detuvo; o cuando, alguno de ellos había violado la condicional, entre otras fechorías. En definitiva, como tantos y tantos miles de delincuentes (algunos peligrosos: pederastas, asesinos, violadores, etcétera), pero en este caso yihadistas sanguinarios, que, amparados por un buenismo político europeo, reflejado hipócritamente en la ley, pululan a sus anchas como verdaderas bombas de relojería contra la gente de bien que ha de soportar tan insoportable e innecesario riesgo.


Baste recordar, para entender de qué estamos hablando, que Salah Abdeslan, el terrorista huido de París y finalmente apresado en Bruselas, ya fue localizado por la Policía dos días después de los ataques de París pero no detenido porque era de noche y la ley no permite operaciones nocturnas. ¿Se puede entender semejante estupidez legal? Entretanto nos permitimos poner el grito en el cielo por ejemplo con la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana, que calificamos peyorativamente como «ley mordaza», porque, supuestamente, en determinadas circunstancias puede afectar a determinados derechos. Y es que en esta vieja Europa desorientada, incluida por supuesto España, si no entendemos de una vez por todas que los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado democrático no son los enemigos, sino precisamente todo lo contrario, no vamos a ninguna parte. Estamos perdidos pues, si seguimos confundiendo democracia y libertad con permisividad, con tolerancia ilimitada, sin entender que, desgraciadamente, no todo el mundo es bueno, pues hay criminales, pervertidos y liberticidas que por su condición, no deben gozar impunemente de los beneficios de la libertad, ya que son ellos los enemigos y no las layes democráticas, ni los gobiernos, ni las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine