Las primeras procesiones de la semana santa eldense

22.03.2016 | 04:30
Las primeras procesiones de la semana santa eldense

Dentro de los ritos cristianos existen unos actos que se han originado como consecuencia de aquellos sucesos que se vivieron en los últimos momentos de la vida de Jesús. Una parte muy destacada, que se manifiesta en los países católicos son esos ritos externos que denominamos procesiones, actos que se celebran en muchas poblaciones españolas, teniendo un carácter primordial a la hora de dicha celebración por el elevado número de personas que acuden a estos eventos religiosos.
No podemos obviar la importancia que apreciamos en la mayoría de imágenes, que son verdaderas obras de arte, realizadas por grandes genios de la imaginería religiosa.
Para conocer los orígenes de las procesiones de la Semana Santa de Elda, tenemos que irnos a un artículo que escribió en el Diario INFORMACIÓN, nuestro recordado amigo Vicente Valero Bellot, que nos da una serie de datos que vamos a reflejar a continuación:
Especifica que las primeras procesiones pudieron efectuarse a partir del año 1920. La primera que salía por las calles eldenses era la de las Palmas, que iniciaba su recorrido desde la Iglesia de Santa Ana, por las calles de Juan Vidal, Plazas de Topete y Constitución. Por la tarde del miércoles era cuando se realizaba el traslado de Jesús Nazareno desde el domicilio de su propietario, hasta el templo de Santa Ana, y se hacía una especie de romería en la que participaban un elevado número de niños y niñas, que hacían sonar las clásicas matracas.
La procesión del Jueves Santo estaba presidida por las imágenes del Nazareno, la Verónica, Jesús Crucificado y Nuestra Señora de la Soledad.
El Viernes Santo formaba la procesión La Crucifixión, Nazareno, Santo Sepulcro, Jesús Yacente y la Dolorosa.
La Semana Santa terminaba con la procesión de la Pascua de Resurrección, la que conocemos como «el encuentro», donde el Santísimo Sacramento se encontraba con su Madre.
Gracias al Boletín Informativo del Cofrade en el año 1929, sabemos cómo celebraba los actos la comunidad cristiana de Elda, y algunos datos sobre los propietarios de algunos pasos.
Las bellísimas imágenes eran la de Jesús Nazareno, Santísimo Cristo, Virgen de los Dolores, Santa María Magdalena, Santa Mujer Verónica, Santo Sepulcro, Inmaculada Concepción y Santísimo Sacramento.
Los recorridos que realizaban estas imágenes eran por las calles principales de la ciudad: Antonio Maura, Alfonso XIII, Médico Beltrán, Plaza Sagasta, Pablo Guarinos, Linares, Topete y Constitución, hasta la Iglesia de Santa Ana.
Tenemos que destacar, como hemos comentado anteriormente, que algunos pasos eran de propiedad privada, y tenían su propia cofradía:
La cofradía y el paso de Jesús Nazareno era propiedad de los hijos de don Plácido Amat; cofradía y paso del Santísimo Cristo, propiedad del industrial don José J. Bañón; cofradía de la Virgen de los Dolores y paso Mater Dolorosa, propiedad de doña Dolores Guarinos de Alonso, y los pasos de Santa María Magdalena, Santa Mujer Verónica, Santo Sepulcro, Inmaculada Concepción y Santísimo Sacramento, que carecían de dueño.
Durante el año 1933 se fue incrementando el número de nuevas cofradías. Incluso al año siguiente se fundó una centuria de romanos, que en un principio eran muy pocos los participantes, aunque poco tiempo después se incrementó el número y llegaron a superar los cincuenta cofrades.
Este ritual católico está desarrollando una evolución muy destacada, porque una serie de personas están trabajando incondicionalmente con mucho cariño y esfuerzo, para conseguir que nuestra Semana Santa continúe teniendo ese fervor que les caracteriza, y deseamos que sus celebraciones continúen dando ese fervor religioso y el verdadero esplendor que apreciamos los eldenses en todas las procesiones, y en todos los actos representativos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine