04 de marzo de 2016
04.03.2016
Tribuna

El País Valencià necesita progresar adecuadamente

04.03.2016 | 04:52
El País Valencià necesita progresar adecuadamente

Mientras en Madrid se debate en sesiones de investidura que, por momentos, parecen más de embestida que otra cosa, hay que reconocer cómo han cambiado el debate y las intervenciones con la llegada de los partidos emergentes. Han aportado frescor y nueva vitalidad, más cercana a la realidad cotidiana, ante el anquilosamiento y excesivo formalismo tradicional. Una bocanada grande de aire fresco ha entrado en las Cortes y todos se tendrán que habituar a él. De lo contrario, habrá muchos resfriados.

Es urgente que haya nuevo Gobierno pero, especialmente, nuevas formas de gobernar. Cambiar las prioridades. El giro se tiene que dar desde la izquierda. De lo contrario ya ha habido mucho y los preocupantes resultados están a la vista de todos.

Ni siquiera los datos de paro de febrero son positivos. Aunque menos, sigue subiendo: 2.231 parados más en España. En el País Valencià, los parados oficialmente registrados ascienden a casi 500.000 y en la provincia de Alicante son 185.101. Y las malas condiciones del poco empleo que se crea es otro gran problema: De los 128.087 contratos que se han hecho el mes pasado en todo el País Valencià, nada menos que 114.312 lo han sido temporales. Y eso por no hablar de que muchos de ellos son por días o, incluso, por horas. Y de las condiciones económicas, mejor no hablar. Se nota en el ambiente la escasa capacidad de gasto que tiene la población. Los ingresos que se tienen, el que los tiene, dan para muy poco.

Probablemente esta realidad está detrás de los preocupantes datos que acaba de publicar el Instituto Nacional de Estadística en su estudio: Indicadores urbanos (Urban audit). En él se han estudiado diversas variables socio-económicas sobre la desigualdad urbana en España. Si los datos confirman la creciente brecha que existe entre unas zonas y otras, lo demoledor es que nuestro entorno más próximo esté en el grupo de cola en ese listado.

Los datos se han recogido procedentes de las rentas familiares medias anuales y netas declaradas en la Renta del ejercicio 2013. La cantidad media resultante, para los 109 municipios analizados, es la de 26.775 euros anuales. El INE ha elaborado una lista con los 15 municipios con más ingresos, que encabeza Pozuelo de Alarcón, en Madrid, con unas rentas medias de 70.298 euros. Entre esas l5 ciudades no hay ninguna valenciana. En cambio, entre las 15 que tienen peores rentas anuales hay 5 valencianas y, de ellas, 4 de la provincia de Alicante. Un 33% de las ciudades con peores datos de renta son valencianas, algo falla. Es un porcentaje escandaloso y muy superior al que representamos en el conjunto del Estado los valencianos. Para más INRI, la ciudad con peores datos de las 109 es Torrevieja que, con una tasa de paro en 2015 del 25,3%, tenía una renta familiar media declarada de 13.977 euros, cinco veces menos que la que más tiene. Dentro de esos últimos 15 municipios también están Elda que, con un 31,3% y una renta de 18.807 euros era la 5ª ciudad, por la cola, con peores datos. Benidorm, con el 20,3% de paro y 20.003 euros era la siguiente y, en el puesto 11, por la cola, aparece Elche que, con un 28,9% de tasa de paro en 2015, disponía de una media de 20.855 euros de renta familiar, casi 6.000 euros menos que la media nacional. La otra población valenciana que figura entre las 15 peores es Gandía.

Y varias de estas ciudades han empeorado sus datos de 2012 a 2013. En nuestra Comunidad es urgente cambiar el modelo productivo, apostando más por I+D+I que diversifique la industrialización y la implantación de nuevos nichos tecnológicos que permitan cambiar estos vergonzantes datos, que nos descubren las estadísticas oficiales. Otro ejemplo extremo, a nivel nacional, lo tenemos bien cerca: Elche es la 6ª ciudad en proporción del empleo en la industria con casi el 20%, mientras Benidorm es la última de las 109 con solo el 1,46%. En cambio, en el tema de la proporción del empleo en los servicios, Elche es la 8ª con menor tasa, mientras Benidorm es la 2ª de España con una tasa mayor: el 94,10%. Dejar de depender de estos monocultivos funcionales y buscar nuevas diversificaciones ofrecería nuevas oportunidades.

Rescatar a las personas y priorizar la inversión social deben presidir la acción de Gobierno del nuevo Consell. Es cierto que la herencia recibida no es muy presentable, pero la realidad tampoco lo es. Ello exige que todos, Podemos incluido, se mojen en la acción de gobierno. Y cuanto antes mejor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine