27 de enero de 2016
27.01.2016

¿Por qué no nos quiere, señor alcalde?

27.01.2016 | 04:58
¿Por qué no nos quiere, señor alcalde?

Desde hace unos meses venimos sufriendo una absoluta falta de información por parte del Ayuntamiento de Orihuela en lo referente al futuro de nuestros hijos e hijas, el tesoro más grande que puede tener una madre o un padre. Quizá se nos pueda tachar de reivindicativos, pero nuestras pretensiones no van más allá de asegurar que todos los niños y niñas de nuestro municipio que necesiten tratamiento de Atención Temprana, podrán seguir disfrutándolo, al menos, en las mismas condiciones que hasta ahora.
Dinoco Vega Baja siempre ha luchado por lo que consideraba justo o más bien de justicia para nuestros pequeños y pequeñas. Y así seguirá siendo. Y así lo expresamos públicamente ante cientos de ciudadanos, como recordará, el 14 de febrero en la concentración que hicimos en la glorieta en la que usted estuvo presente. Y lo hacemos con orgullo. Orgullo de madres y padres.
Conocemos, desde el 12 de noviembre que tiene la voluntad de que la Sociedad Municipal Uryula Histórica asuma la gestión del Servicio Municipal de Atención Temprana, así lo dijo en rueda de Prensa. Ese mismo día dio a conocer a los miembros que forman su Consejo de Administración.
Por una parte, alabarle el gesto, que además le honra, cambiar el rumbo del modelo de gestión que habían decidido, recogiendo la sensibilidad de los padres y madres de los niños y niñas usuarios del Centro de Atención Temprana. Una vez el Ayuntamiento haya asumido de manera directa el servicio, bien a través de una Sociedad Municipal, bien con su rescate, tendrá el mayor de nuestros reconocimientos.
Pero por otra parte, ¿Por qué no se incluyó a un representante de Dinoco Vega Baja en el Consejo de Uryula? Sinceramente, pensábamos que habría una comunicación fluida durante el proceso de transición y se nos permitiría expresar nuestra opinión. Nos equivocamos.
La pasada semana conocimos que una persona que forma parte del Consejo solicitó que se nos incluyera, como hemos pedido, si era necesario con voz pero sin voto. Lo que nunca hubiéramos esperado es su rechazo. Rechazo a 140 familias de niños y niñas usuarios, más las muchas que han pasado, más las que vendrán. ¿Para el pueblo, pero sin el pueblo? Dinoco tendría que haber entrado desde el principio, por la puerta grande, como miembros de la sociedad civil.
Duele, y mucho. No entendemos esa falta de aprecio. Aún así, nuestra mano, como siempre, sigue tendida. No nos queda más que preguntarle, ¿Por qué no nos quiere, señor alcalde?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine