Tribuna

Andrés Pedreño: profesor y ciudadano ejemplar

30.11.2015 | 01:09

Pocos actos de desagravio han tenido más sentido en los últimos años en tierras valencianas que el que el jueves pasado se le rindió al exRector de la Universitat d'Alacant, Andrés Pedreño.

Conozco a Andrés desde su época de estudiante en la Universitat de València. Su cercanía al grupo de profesores del departamento de Estructura Económica me permitió reconocer en él, desde muy temprano, su compromiso por entender la Economía como ciencia social. No es éste un tema baladí, porque significa que sabía, ya entonces, que estudiaba algo que podía servir para cambiar y mejorar la sociedad en la que vivía.

Así, pues, brillante y comprometido como era y es, su carrera académica ha estado repleta de llamativos aldabonazos que le han granjeado toda suerte de alegrías y disgustos.

Deseo subrayar que, en medio de su abundante producción científica, ha sido capaz de impulsar iniciativas de vocación divulgadora, como las Jornadas de Alicante sobre Economía Española, que este año ha cumplido 30 años. O de estudios sobre la economía del entorno, la alicantina y la del conjunto del País Valenciano, que se han concretado en publicaciones de lectura obligada. Como también ha sido muy importante, la gran proyección internacional de sus iniciativas sobre la introducción de las nuevas tecnologías en el mundo universitario.

Su talante abierto y dialogante, de profesor y ciudadano ejemplar, ha tenido momentos de especial cuidado. Es el caso de la defensa de la autonomía universitaria frente a las interferencias del poder político, como el que tuvo que sufrir como Rector de la Universitat d'Alacant ante las invectivas del President Zaplana hace 19 años. Su honorable dimisión, para no perjudicar a su universidad, es de esos gestos que marcan la diferencia. Por eso, la presencia del President Puig en el acto del jueves era especialmente emotiva.

En todo caso, su rigor analítico y su tenaz búsqueda de la verdad le han acompañado siempre. Aun recuerdo la conversación que tuvimos al poco de la inauguración de Terra Mítica, en la que me trasladó su profundo pesimismo sobre la viabilidad de la inversión cuando no se contaba con socio tecnológico y sólo con la mitad de visitantes de los tres millones que se habían previsto. Los hechos confirmaron posteriormente su predicción, muy a pesar suyo.

Déjenme confesarlo en público: tener entre nosotros al profesor y ciudadano Andrés Pedreño es de esas cosas que te llenan de orgullo como sociedad. Particularmente, tras tantos años en los que se nos avergonzaba por culpa de muchos de nuestros gobernantes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine