Correo urgente

Vivan los novios

27.11.2015 | 04:45
Vivan los novios

Asisto en Alcantarilla, ciudad murciana que aúna industria y tradición, a la boda civil de un buen amigo. La mañana de noviembre es templada y el ambiente amistoso y alegre, y la ceremonia formal y agradable. La novia radiante y el novio elegante, y cuando llega mi turno y he de decir unas palabras, emocionada recito que hay momentos en la vida de una persona, singulares, extraordinarios y especiales. Instantes que nunca se olvidan y quedan grabados en el corazón y en la mente para siempre, y que hoy es uno de esos días.

Y que es para mi es bonito y emocionante compartir con los novios una fecha tan especial, unos momentos tan intensos y trascendentes como los que estamos viviendo. El día extraordinario, mágico e inolvidable en el que dan formalidad solemne a su compromiso y a su amor. Les doy mi más cordial enhorabuena y mis mejores deseos. «Que seáis muy felices», les digo sin poder controlar las lágrimas. «Que disfrutéis de cada momento». «Que como en la canción de Joaquín Sabina, todas vuestras noches sean noches de boda». «Todas vuestras lunas sean lunas de miel». «Que siempre, entre vosotros, luminoso, incandescente, esté presente el amor».

Y sigo con mis palabras, y me emociona al terminarlas la expresión de los novios, y su contagiosa felicidad, y el solemne final del acto, y las fotografías, y los saludos y presentaciones, y las enhorabuenas y parabienes, y la magnífica comida en el restaurante murciano, y la tarta de chocolate con un toque de sal, y el divertido baile, y las Sugar Sisters cantando con su ukelele y sus labios rojos, la romántica melodía Dream a little dream, y la despedida, y el vivan los novios. Volvemos a Alicante y cierro los ojos, y me dicen: «Estás muy callada, dime qué piensas», y claro, sonrío y digo muy seria qué bonito es el amor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine