Tribuna

¿Qué hay del ranking de la violencia de género?

22.11.2015 | 04:58

No hay nada que hoy no sea susceptible de ser presentado en un ranking. La revista Forbes edita las clasificaciones más conocidas y, de todas las listas que publica, la que genera verdadera expectación es la que identifica a las personas más ricas del planeta. Debe ser tan importante este dato que Forbes actualiza cada día la lista de las 10 mayores fortunas. Gracias a esta meritoria labor, el pasado 23 de octubre supimos que el fundador de Inditex abanderó, por unas horas, el primer puesto de este ranking.

Los rankings tienen la virtud de resumir de forma amena y comprensible aquella parcela de la realidad que clasifica. Quizá sea esta la clave de su popularidad. Aprovechemos, pues, la cultura del ranking (los tenemos para todos los gustos) para extender esta práctica a, por ejemplo, la violencia de género. Dado que no existe, en un hipotético ranking en el que se clasificara a las comunidades autónomas según el número de sus víctimas de violencia de género, la Comunidad Valenciana ocuparía, hoy, el primer lugar. Y si el ranking ordenara a las 50 provincias españolas según el número de mujeres que en ellas han sido asesinadas por sus parejas o ex parejas en lo que llevamos de año, la de Alicante sería la segunda. Estremecedor, ¿no? Pues parece que no. Otro ranking: de la lista de los 38 principales problemas que existen actualmente en España, en opinión de la sociedad española, el de la violencia de género ocuparía la posición 25.

La violencia de género es un problema social, estructural y cultural que se alimenta de las concepciones (micro)machistas tan profundamente arraigadas en nuestra sociedad (la valenciana, la alicantina) y que se transmite a través de múltiples agentes. Uno de ellos, la moda. Este año, una camiseta de la línea joven de una de las empresas de moda con las el fundador de Inditex desbancó del podio del más rico del planeta al mismísimo Bill Gates, recordaba las cuatro «reglas» de una Barbie (rubia orgullosa). De estas cuatro reglas una destacaba (tipográficamente) sobre las demás: ama siempre a tu Ken. Estremecedor, ¿o tampoco?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine