15 de noviembre de 2015
15.11.2015

Roland Barthes, siempre

15.11.2015 | 04:27
El semiólogo Roland Barthes.

Esta semana se cumplía estrictamente el centenario del nacimiento de Roland Barthes. El 12 de noviembre de 1915 nacía Barthes en Cherbourg, aunque su espacio vital e intelectual, fuera de París, era su suroeste francés, al que siempre fue fiel y a cuya luz homenajeó en el espacio de la escritura autobiográfica de los últimos años. Nueva dimensión, ésta, de su escritura, y nuevos intereses prematuramente truncados, que venían a unirse a una profunda y fructífera reflexión sobre prácticamente todos los ámbitos de la cultura.


Barthes nos ha enseñado a «leer» el mundo, a ver más allá de lo que las palabras expresan, a descubrir la ideología velada en las diversas manifestaciones sociales, a denunciar el inmovilismo de la norma burguesa. Recordemos sus hermosas Mitologías, magnífico ejemplo de crítica ideológica sobre el lenguaje de la denominada «cultura de masas». Recordemos cómo el «tour de France» se convertía en una nueva épica, en una manifestación del valor, del sacrificio, del honor. El «mitólogo» se convertía en semiólogo y el semiólogo se interesará en la producción de los sentidos en cualquier faceta de la creación.


Uno de los valores de Roland Barthes ha sido el de abrir continuamente puertas y asomarse a ellas con total solvencia, avanzar intuiciones que pronto se revelaban acertadas reflexiones de profunda sutileza. Barthes nos sigue siendo necesario, para descifrar los signos que nuestra sociedad nos ofrece, para tener ante ellos una mirada crítica, para no tener miedo a romper clichés.


Recordemos la variedad y pertinencia de sus ensayos críticos, de sus reflexiones sobre el discurso de la historia o sobre el lenguaje político, de sus estudios sobre el lenguaje de moda, la fotografía, la pintura, la música, el teatro, el cine. Existen pocas facetas del ámbito del mundo de la cultura en donde Barthes no haya ofrecido atinadas perspectivas.


Barthes ha atravesado casi todo nuestro pasado siglo, ha compartido los grandes momentos de la intelectualidad francesa. El existencialismo, el marxismo, el psicoanálisis, la sociología, la filosofía, la literatura, la crítica literaria, el estructuralismo, la textualidad, han sido ámbitos plurales en los que se han alojado sus discursos. Ha sido el impulsor de gran parte de la escritura de vanguardia, y uno de los mayores valedores de la revalorización de la «forma» frente al imperialismo del sentido único de la obra, frente a la concepción burguesa de la literatura. Muchos Barthes, pero unidos en un interés común, el de mostrar el poder y el placer del lenguaje.


Siempre atento al placer de la escritura, Barthes es uno de los mejores exponentes de la subversión de los géneros. Sus ensayos han huido del poder de la doxa para alojar en ellos la creación. Recordemos su magnífica propuesta: ningún poder, un poco de saber y el mayor sabor posible. Quizá por ello sus textos resisten tan bien el paso del tiempo y nos siguen hablando con la misma frescura, simbiosis de inteligencia y sensibilidad.


Barthessigue vivo a través de su escritura, una escritura que aún hoy sigue desvelándosenos. Nuevos textos, póstumos, se han dado a conocer los últimos años. Este mismo año aparecía el Album, con una selección de su correspondencia con autores como Raymond Queneau, Alain Robbe-Grillet, Michel Butor, Maurice Blanchot, Marcel Arland, entre muchos otros. Sus cursos impartidos han sido publicados; sus obras, reeditadas.


El pensamiento de Barthes sigue siendo de una sorprendente actualidad. Prueba de ello son los innumerables homenajes que a lo largo de este año se le han dedicado, y no sólo en Francia sino en Estados Unidos, Reino Unido, Portugal, Brasil, México, Japón? Hemos querido que España, a través de nuestra Universidad de Alicante, se una a estos homenajes, celebrando los próximos días 25-27 de noviembre un coloquio y una exposición que pretenden dar a conocer la actualidad, también en nuestro país, de este gran semiólogo, crítico y escritor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine