20 de octubre de 2015
20.10.2015

¡¿Y ahora qué?!

20.10.2015 | 04:51
¡¿Y ahora qué?!

Ya estamos donde nos querían ver. Los embalses del Tajo se situarán por debajo del límite legal para trasvasar agua al Segura a partir del mes de enero. El denominado Memorándum de Entendimiento sobre el trasvase Tajo-Segura se vendió como un hito histórico que venía a solucionar de forma definitiva los problemas hídricos entre Castilla-La Mancha, Murcia y Alicante. Nada más lejos de la realidad.
Desde ASAJA Alicante nos quedamos solos al denunciar que el aumento de las reservas era una losa para los intereses agrarios del sureste español, mientras otros compañeros de viaje se mostraban exultantes y convencidos de que la solución adoptada era sublime e inmejorable. Fue entonces cuando aparecieron las famosas representaciones del «circo de las probetas», tratando de demostrar de forma poco seria y rigurosa y, en concreto, rellenando estos utensilios con agua y aceite, que el aumento de las reservas del caudal ecológico de 240 hm3 a 400 hm3 no tenía importancia y que el «pacto de las porras» poco menos que era más importante que el tratado de Versalles.
Entonces sabíamos que de todo aquel montaje poco se podía conseguir. Es cierto que el Memorándum aporta soluciones definitivas a determinados temas y proporciona una certidumbre que antes de octubre de 2014 no teníamos. Sin embargo, los agricultores regantes del trasvase y residentes en la zona sabíamos que en época de sequía, el incremento de las reservas era la cláusula sibilina que nos habían colado y que tendría unas consecuencias nefastas para nuestra economía. Los embalses de cabecera ya están por debajo del límite y no puede haber traspasos al Segura.
¿Y ahora qué? De momento vemos cómo los mismos que jugaban con probetas, están hoy preparando actos de protesta. No es para menos, la situación es dramática; los agricultores ya nos están llamando y preguntando si cortarán el agua, si tendrán agua suficiente para mantener sus hortalizas de invierno,... Aunque suene mal, la realidad es que nos tienen cogidos por los huevos. Dependemos de que ganen las elecciones unos u otros para aprobar trasvases extraordinarios. El escenario que se avecina, no podría ser peor. Los agricultores vamos a pedir al Gobierno encarecidamente que se anticipe a la decisión y que apruebe el traspaso de agua extraordinario antes de las elecciones, porque si votamos el 20 de diciembre, entre los posibles pactos, la investidura, las Navidades, el nombramiento de altos cargos y demás intangibles se nos va, como poco, más de un mes. No podemos esperar tanto.
La gobernanza del agua en este país es un completo desastre. No estoy de acuerdo en absoluto con la medida de sustituir el agua del trasvase Tajo-Segura por agua desalada para riego. Hay buena intención por parte del Ministerio de Agricultura en la iniciativa de subvencionar el agua desalada y poner 8 millones de euros para abaratar su inasumible coste para el regadío. Pero algo estamos haciendo mal cuando el Ebro vierte al mar Mediterráneo una media de 9.200 hectómetros al año, construimos macro-desaladoras para sacar el agua del mar y después nos gastamos el dinero en subvencionar y auxiliar con fondos públicos este preciado líquido para obtener sólo 50 hm3 de agua desalada porque su precio es 10 veces superior a la del trasvase.
Hoy queda demostrado que aumentar el caudal ecológico era una losa y es el momento de contactar con los grupos políticos del PP, PSOE, Ciudadanos, Podemos? y todos aquellos que tienen algo que decir sobre la gestión de este país. Debemos conocer qué opinan sobre estas cuestiones y antes de acudir a las urnas, saber si están dispuestos o no a garantizar el agua que necesitamos en Alicante, Murcia y Almería. Negar a esta tierra los aportes externos será un caos. Nos va la vida en ello y lo único que podemos hacer es votar a quienes nos proporcionen una mejor salida a este problema.
¿Qué van a hacer con el Trasvase Tajo-Segura? Deberán reducir los parámetros anteriores a octubre de 2014 y dejar el caudal ecológico como ha permanecido más de una década, es decir, en 240 hm3. ¿Aprobarán trasvases extraordinarios si no llueve en la cabecera a partir del mes de enero? Pendemos de un hilo y ahora más que nunca, la agricultura de la provincia de Alicante necesita respuestas y programas políticos concretos y reales. ¡¿Cuánto tiempo más tendremos que echarlos de menos?!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine