Por dentro y por fuera

El dilema de Cameron

17.10.2015 | 04:56
El dilema de Cameron

El plan del primer ministro británico, en los próximos meses, es negociar un pacto con Merkel y Hollande, que le permita mantener el clásico imaginario tory respecto a la UE: lograr «lo mejor de los dos mundos»

La hora de la verdad se acerca para el primer ministro británico, David Cameron. Desde hace unos días, han comenzado las campañas (a favor y en contra) para el prometido referéndum, a celebrar antes de finales de 2017, sobre la permanencia o no del Reino Unido en la Unión Europea. Y el camino no se presenta fácil para el primer ministro.

La intención de Cameron, en los próximos meses, es negociar un acuerdo con los principales socios europeos (Angela Merkel y François Hollande), que le permita mantener el clásico imaginario tory respecto a la UE: lograr «lo mejor de los dos mundos» (es decir, seguir dentro de Europa con mejores condiciones, sin avanzar en una mayor integración política).

El problema es que todo está por hacer. Bruselas se queja de no haber recibido la lista de exigencias de Cameron para seguir en la UE, aunque se saben: limitación de la libertad de movimientos; primacía de los parlamentos nacionales sobre la legislación comunitaria; o recuperación de competencias en materia de Interior, Justicia y derechos laborales, entre otras. Y el tiempo apremia (Francia ya ha advertido que no quiere que el referéndum coincida con las presidenciales galas de la primavera de 2017, por lo que Cameron podría adelantar la consulta al año próximo).

Además, los sondeos son inciertos (uno de la semana pasada elevaba al 47% a los partidarios de abandonar la UE) y crece la sensación de que, cuanto más se tarde en hacer el referéndum, más tiempo tendrán para hacer valer sus argumentos los contrarios a Europa (muchos de ellos, en las propias filas del primer ministro). Veremos si, esta vez (como en el referéndum escocés o en las pasadas legislativas), Cameron logra sacar un conejo de la chistera que le permita seguir a flote hasta 2020.

Cómo lo ven. The Economist resaltaba el relativo empeoramiento de una economía que, desde los años 70, había liderado el desarrollo en Europa: Noruega (gracias, en parte, a la explotación de sus reservas petrolíferas). Sin embargo, la caída del precio del crudo durante los últimos meses ha aflorado la aparición de dos debilidades: la excesiva burocratización del país y la dificultad de mantener su generoso Estado del Bienestar (en algunos casos, con semanas de 37 horas de trabajo y tres festivos).

Bloomberg destacaba el deterioro de la economía brasileña durante los últimos meses, como consecuencia de la recesión. Así, el desempleo ha pasado del 4,3% de finales del año pasado al 7,6% en la actualidad, convirtiéndose en la principal preocupación de las entidades financieras. Empiezan a darse numerosos casos de ciudadanos endeudados que, al ir al paro, tienen dificultades para devolver los importes de los créditos contraídos.

Cómo nos ven. US News and World Report apuntaba que las tensiones post-electorales que se viven en Portugal, a la hora de formar gobierno, podrían reproducirse a partir del 20 de diciembre en España. Si, como apuntan los sondeos, el PP pierde la mayoría absoluta, le será difícil encontrar socios, al ser una formación identificada con las políticas de austeridad y la corrupción. La inestabilidad que ello traería no es desdeñable, teniendo en cuenta que supone la cuarta economía de la eurozona.

Reuters reseñaba que miles de personas apoyaron al presidente de la Generalitat catalana, Artur Mas, durante su declaración ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, para responder ante las acusaciones de organizar un referéndum inconstitucional sobre la independencia catalana (el pasado 9 de noviembre). La situación se produce justo después de que el PP obtuviera los peores resultados de los últimos 20 años en Cataluña.

Qué se cuece. Clases de Periodismo destacaba el nombramiento de Omid Kordestani, exjefe del área de negocio de Google (entre 1999 y 2009), como nuevo presidente de Twitter, por encima del consejero delegado, Jack Dorsey. La noticia llega después que este último anunciara el despido de 336 trabajadores (la mayoría, ingenieros), un 8% de la plantilla, con el objetivo de reducir costes y hacer más eficiente el funcionamiento de la compañía (que sigue en pérdidas desde su fundación en 2006).

Media-tics resaltaba algunas cifras relevantes de El Español, proyecto periodístico encabezado por el exdirector de El Mundo, Pedro J. Ramírez, que ha visto la luz tras varios meses de preparación. Inicialmente cuenta con una inversión de 18 millones y una plantilla de 72 periodistas (con un salario promedio de 50.000 euros). Espera financiarse con publicidad, en un 80% (el otro 20% lo aportarán los, por ahora, poco más de 10.000 suscriptores).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine