El mundo por de dentro

Ni las migajas que caen de la mesa

19.09.2015 | 04:30
Ni las migajas que caen de la mesa

Para intentar resolver la crisis de los refugiados de una vez, los europeos se han convocado el día 23. Así, quizá, cuando lleguen a Nueva York al día siguiente, podrán mirar a los ojos y exigir a los del G-20

«El Programa Mundial de Alimentos (PMA) proporcionó asistencia alimentaria a un promedio de 4 millones de personas al mes. La Organización Mundial de la Salud (OMS) distribuyó medicamentos y suministros a un promedio de cerca de 2 millones de personas al mes. La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) se ocupó de más de 260.000 personas al mes en promedio con artículos básicos de socorro, así como servicios de protección». El texto corresponde al último informe (S/2015/698) del secretario general de la ONU dirigido al Consejo de Seguridad con fecha 10 de septiembre que, por orden de éste, debe realizar todos los meses.

La información se refiere a la intervención con desplazados en Siria. Y añade: «El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) prestó asistencia a más de 2,5 millones de personas en junio y julio en materia de agua, saneamiento, higiene, salud, nutrición, educación y protección. Los asociados que reciben ayuda del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) prestaron 755.187 servicios de salud reproductiva y basados en el género a personas afectadas por la crisis en 12 provincias». Hay más de un centenar de ONG prestando ayuda a 1.300.000 personas. Habla de la dificultad de asistencia a más de 12 millones de personas, y agradece a los gobiernos de Jordania y Turquía la colaboración con la ONU facilitando el paso de los convoyes hacia Siria. Estos datos son una parte del apartado correspondiente al capítulo de la asistencia humanitaria necesaria, tras el análisis de la evolución política y militar y de las violaciones de los Derechos Humanos, que expone a lo largo de 61 puntos en 15 páginas.

Las conclusiones del secretario general Ban Ki-moon en el último párrafo son dramáticas: «La crisis en la República Árabe Siria está devastando las vidas del pueblo sirio. Un número cada vez mayor de personas se ha visto obligado a abandonar sus hogares en una búsqueda desesperada de seguridad y para muchos la única opción imaginable es el peligroso viaje a través del Mediterráneo, con la esperanza de un futuro mejor para ellos y para sus hijos. Insto una vez más al Consejo de Seguridad a que tome medidas urgentes para poner fin a esta crisis a la luz del creciente sufrimiento del pueblo sirio. No hay una solución militar del conflicto. La falta de acción se traducirá en mayores sufrimientos y privará a toda una generación en la República Árabe Siria de su derecho a un futuro pacífico y próspero».

En materia de desplazados y refugiados, serbios y croatas tienen reciente el papel importante, aunque lento y tardío, que jugó la Unión Europea en la guerra de los Balcanes; pero húngaros y polacos o checos y eslovacos, no recuerdan por lo visto, tras las represiones soviéticas de los años 50 y 60 del siglo pasado, la acogida que Europa y Estados Unidos dieron a los refugiados que pudieron huir de las dictaduras.

En los evangelios cristianos una mujer fenicia –lo que hoy es Líbano y parte de Siria, más o menos– pide ayuda para su hija a Jesús de Nazaret, y éste no se muestra dispuesto a ayudarla porque «los hijos están antes que los perros», los paganos (Mateo 15, 21 y ss.); la mujer le respondió que también los perros «se comen las migajas que caen de la mesa de sus amos». Esta historia se la saltaron los ministros húngaro Viktor Orban o la polaca Kopacz, tan vigilantes ellos de la cultura cristiana. A los paganos, ni las migajas.

Para intentar resolver la crisis de los refugiados de una vez, los europeos se han convocado el día 23. Así, quizá, cuando lleguen a Nueva York al día siguiente, podrán mirar a los ojos y exigir a los del G-20: del 25 al 27 los principales jefes de Estado y de Gobierno del mundo –también estará el papa Francisco–, se reúnen para cerrar los principales objetivos y aspectos del Plan de Desarrollo Sostenible 2015-2030, prolongación del exitoso de los Objetivos del Milenio, incluso esbozar los de la Cumbre sobre Medio Ambiente del mes que viene en París. También podrán predicar en la recién inaugurada 70 Asamblea General, a partir del lunes 28 cuando se inician las intervenciones generales desde la tribuna del mundo. Una agenda completita. Nosotros, en esta parte de la aldea global, seguiremos con el raca-raca de Mas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine