16 de agosto de 2015
16.08.2015
Tribuna

Gracias... y salut per a l'any que ve

16.08.2015 | 02:44

Con los ecos del Misteri todavía resonando en los rincones de los corazones de nosotros, los ilicitanos, y de cuantos han venido a conocer como vivimos y sentimos lo que Elche enseña desde que nacimos: a querer a la Virgen y a mirar al cielo, escribo estas líneas con el afecto puesto en todas aquellas personas que cada año y desde hace siglos han venido haciendo La Festa.

Desde hace siglos, generaciones, de padres a hijos, han cantado, contado y cuidado el Drama Sacro Lírico Asuncionista que nos hizo merecedores del reconocimiento de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2001. Precisamente el próximo año celebraremos el XV Aniversario de esta proclamación. Decía Machado que todo pasa y todo queda. Finaliza La Festa de 2015 que nos deja un buen sabor de boca por las brillantes representaciones a las que hemos asistido. Una vez más se nota la cantidad de horas de ensayos, de matices, de reuniones, de preparativos, de pruebas, de cambios, de viajes, de mas ensayos? para poder vivir lo que sólo en Santa María se puede vivir estos días. Todo ese esfuerzo es de agradecer y de reconocer. Aprovecho también, una vez más, para agradecer a cuantos han suscrito convenios con nosotros y que con su aportación económica ayudan a la puesta en escena de la razón de ser de los ilicitanos.

Como ilicitano y como presidente ejecutivo del Misteri d'Elx, solo tengo palabras de agradecimiento, de orgullo y de cariño hacia los hombres y mujeres que hacen posible cada año La Festa: a los cantores de la Capella y a los niños de la Escolanía. Al mestre de Capella, al director de la escolanía y a sus ayudantes. Al maestro de ceremonias y a los consuetas. A los peluqueros y a las sastresas. A los porteros y a las azafatas. Al personal que oculta el gran lienzo que representa el cielo y forma parte de la tramoya alta y a los que esconde el cadafal en la tramoya baja. Al organista -pocas veces nombrado y tantas veces escuchado-. A los electricistas. A las personalidades electas y al portaestandarte. A los patronos y al personal de la casa. A todos y a cada uno de los que aportan su granito de arena, o su retazo de oropel, para que pueda celebrarse nuestra Festa.

Una gran familia, que forma un gran equipo para hacer que la emoción, la devoción, la fe, la tradición y la historia se junte y se viva y se sienta cada año por unos días en la Basílica de Santa María. A todos ellos y a sus familias, a las que le quitan su tiempo, de corazón MUCHAS GRACIAS y salut per a l'any que ve Mare de Déu!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine