Tribuna

El Misteri 3d: abajo, arriba y adentro

14.08.2015 | 03:51

Estamos viviendo estos días los ensayos del Misteri que nos introducen en esos dos grandes momentos de nuestras fiestas patronales: la Vespra y la Festa. Momentos en los que, como cristianos e ilicitanos, celebramos el hermoso misterio de la Asunción de Ntra. Sra. a los Cielos en Cuerpo y Alma. Y lo festejamos con algo que es muy nuestro, los cantos, la música, la pólvora, las lágrimas y el batir de palmas, ojos que miran hacia lo alto y sentimientos que fortalecen nuestra fe. Las Fiesta de la Asunción ha configurado el alma, la identidad de nuestro pueblo?, y cada año, de generación en generación, la vamos trasmitiendo a los que vienen detrás y? a los que vienen por primera vez.


Estas fiestas de la Virgen empiezan a ras de suelo. Santa María camina con el cortejo por el andador y recuerda la Pasión de su Hijo, despertando en ella el deseo de unirse a Él para siempre. Deseo que se hace súplica. La Virgen recoge, en ese momento, tantas cosas que forjan la vida del ser humano: nuestra condición de caminantes, una existencia que nos desgasta, la añoranza de los que no están, el tener presente los sufrimientos de tanta gente. Y por supuesto, en esos momentos tan importantes, aparece también el deseo de sentirse rodeados por aquellos que nos quieren, que en el caso del Misteri es la Iglesia representada por los Apóstoles. El Misteri empieza desde abajo; parte de nuestra situación concreta.


Pero la oración de la Madre llega hasta el Cielo. No podía ser de otra manera. Santa María, que es la llena de gracia, sólo desea lo que Dios desea. Su deseo de ver al Hijo es reflejo del ansia del Hijo por tenerla consigo. Y el Cielo se abre? y la tierra se llena de Cielo. Ángeles cantores, ángeles músicos y el apostolado que vislumbra la Gloria que se acerca?, y poco a poco el ambiente se llena de emoción? Elevando el alma y el cuerpo de María, el Cielo besa la Tierra. Y el éxtasis llega cuando la Hija, la Esposa, la Madre, es coronada en lo más alto. El Misteri culmina mirando todos hacia arriba.


Pero nuestro Misteri sería incompleto si sólo tuviera estas dos dimensiones: abajo y arriba. Le falta la tercera dimensión, porque nuestro Misteri es también 3D. La Fiesta de la Virgen termina dentro de nosotros. Eso es lo que busca la Madre: tocar nuestro corazón, hacerlo más humano y más divino. Ella quiere cambiar nuestro corazón de piedra por uno de carne donde la fe en Dios, la misericordia, el perdón, la dedicación a los demás y la generosidad constituyan como el pentagrama de nuestra existencia cotidiana. Si, porque la auténtica música del Misteri está compuesta por esas notas que la Virgen cada año nos regala? Y ese Misteri sí lo podemos cantar todos. Ese Misteri sí lo podemos vivir intensamente cada uno de nosotros en nuestra familia, en nuestro lugar de trabajo y en nuestra ciudad.


Abajo, arriba y adentro: las tres dimensiones de nuestro Misteri.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine