10 de agosto de 2015
10.08.2015
El crisol

Soplan vientos de desquite

10.08.2015 | 02:32
Soplan vientos de desquite

El pasado viernes estuve escuchando el discurso de ese desvergonzado y mentiroso que tenemos como presidente del Gobierno de España y pude percatarme de que la capacidad de masoquismo que tenemos las personas es infinito, pues había que tener «bemoles» para soportar la perorata que nos largó el susodicho, hasta tal punto fue así que llegó un momento en que no sabía si me encontraba en España o en el país de Alicia.

Como «aperitivo» o «entradillas», el mentado sujeto dijo que no se había notado recesión alguna en todo lo concerniente al Estado del Bienestar. Lo de la Sanidad, la Educación, las pensiones, el empleo, la asistencia social y todo lo que conforma el bienestar de los españoles no ha sufrido quiebra alguna, todo está muy bien, seguramente se fundamentaba en las últimas noticias que sobre salarios han salido a la luz estos últimos días, en concreto lo que el presidente de Iberdrola, Sánchez Galán, ha percibido hasta junio por desempeñar dicho cargo, 7,9 millones de euros. No, vistas así las cosas los salarios, la riqueza, son más que suficientes, para algunos, claro.

Aprovechó el momento para cachondearse un poco de los funcionarios y de los pensionistas, un poco de recochineo nunca viene mal, pues da pie a que todos nos riamos un poco. Con respecto a los funcionarios les dijo que les iba a subir su salario un 1%, que la paga extra que les «retiraron» la compensarán en parte con un 25%, el resto a esperar, que los días de libre disposición que les quitaron se les compensarían restando uno a los que se les suprimieron. En cuanto a los pensionistas verán aumentada su pensión en un 0,25%, una media de 1,7 euros al mes. A este respecto algún que otro tertuliano encubridor de los desmanes de Rajoy ha dicho que esto es subir las pensiones que otros habían congelado cuando en realidad las que se congelaron fueron las pensiones altas y no las bajas, estas últimas no sufrieron retención alguna, pero claro, ciertos tertulianos hablan el mismo lenguaje del Gobierno, el motivo me lo imagino.

Pero el mentiroso se empeña en hacernos creer que todo va más que mejor cuando en realidad no vemos mejoría alguna. Se refirió a que la carga social por pago del subsidio de desempleo ha bajado notablemente, pero no dijo que era motivado porque muchos parados han dejado de percibirlo y no es como consecuencia de que haya aumentado el empleo, en julio de 2011 el desempleo estaba en el 21% y en julio de 2015 en el 22%. El paro no ha bajado en España con el Gobierno de Rajoy, al contrario, ha aumentado. En su fantasiosa alocución Rajoy dijo que si las próximas elecciones las ganaba la oposición, ello pondría en peligro el crecimiento económico. Digo yo que si se diera este supuesto, el crecimiento económico que se pondría en peligro es el de todos aquellos que han visto incrementadas sus fortunas gracias a la crisis, porque lo que es al resto?

Está claro que soplan vientos de desquite, de revancha. La Unión Europea está controlada por los conservadores siempre defensores de los económicamente fuertes y que aprovechando la crisis, esa que dice Rajoy que ya ha pasado, para poner orden entre los que durante siglos fueron sus siervos y con la excusa de que hay que «moderarse» y no gastar más de lo necesario, -hoy lo necesario parece ser que ya es innecesario-, han decidido que, con todos aquellos logros de tipo social y económico que a través de una lucha de siglos consiguieron «sus siervos» y que para los poderosos cada uno de estos logros era como si les arrancaran un diente sin anestesia, esto no podía continuar así. En España Rajoy ha cumplido. Ha llevado a cabo, con éxito, la parte que le tocaba, ha cumplido fielmente lo que desde la poderosa Alemania, la de la Merkel, le han dictado, ha sido un ejecutor ejemplar que se ha cargado ese Estado del Bienestar que él dice que no se ha resentido. Espero que nadie sea capaz de afirmar que en este país no hemos retrocedido siglos en materia de bienestar y de justicia e igualdad social. Esto es más que evidente. Si alguien tiene alguna duda que se lo pregunte a los más de cinco millones de parados, a los más de dos millones que no cobran nada, a los casi dos millones de familias en las cuales ninguno de sus miembros cobra ningún tipo de salario o subsidio y al casi 50% de jóvenes sin empleo.

Está claro que la sociedad española, la ciudadanía, está siendo masacrada, y no exagero. Y que para algunos ha llegado la hora del desquite y de demostrar quién es quién y quién manda en esa sociedad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine